Prevenir las malas hierbas
Una de las peores cosas que pueden ocurrir en tu jardín es que te aparezca maleza, algo que puedes evitar con los cuidados necesarios, así que vamos a ver una serie de consejos para prevenir las malas hierbas:

– Antes de plantar o sembrar: procura labrar bien el terreno y quita a mano todos los bulbillos, rizomas o estolones que te encuentres, pero que sea a mano y no con ninguna máquina, que sí es más cómoda pero no surte el mismo efecto.

– Implantar un césped: antes de plantarlo, riega con abundancia y, después de unos días pulveriza un herbicida por las hierbas que hayan emergido. Sigue regando y cada 15 días vuelve a tratarlo con el herbicida, verás que consigues que no vuelva a salir la maleza o al menos que sea en muy poca cantidad.

– Malla antihierbas: es muy útil para colocar en macizos de arbustos, rocallas, caminos de grava o jardines de cactus. Fíjala al suelo con clavos y arandelas para que la sujeción sea mayor. Puedes cubrirla con cortezas de pino o gravas para que estéticamente sea mejor.

– Tapizantes: si plantas alguna especie tapizante conseguirás hacer una alfombra tupida que impida la germinación de semillas.

– Menos riego: no riegues nunca sobre la tierra desnuda ya que saldrá más maleza. El mejor riego para evitar las malas hierbas es el riego por goteo, ya que el agua se localizará donde está la planta y saldrá mucha menos maleza que regando toda la superficie.

– Que no florezcan: su tienes hierbas anuales arráncalas antes de que florezcan para que no puedan soltar nuevas semillas.

– Acolchados: consiste en recubrir el suelo del pie de las plantas con diferentes materiales para conseguir que las semillas no reciban luz para poder germinar o ayudar a mantener la humedad en el suelo para regar menos.