Cómo prevenir los problemas en el cultivo del tomate
Son muchas las personas que cultivan tomates en su huerto de casa e incluso dentro de sus hogares, pero si te has enfrascado en el cultivo del tomate, te habrás dado cuenta que no es tan fácil como parecía en un principio. Lo que sí es cierto es que merece mucho la pena porque tener tomates cultivados por ti mismo en tu hogar y poder disfrutarlos en tus comidas, ¡no tiene precio!

Pero todos los jardineros pueden experimentar algunos problemas en el cultivo de los tomates. Los jardineros no pueden controlar el clima u otras condiciones que pueden afectar a los tomates. Sin embargo, sabiendo lo que te voy a contar a continuación, es probable que el cultivo de tus tomates sea todo un éxito. No te pierdas los problemas más comunes en el cultivo del tomate, ¡y lo mejor es que tienen soluciones muy sencillas!

Cuando la parte superior del tomate sigue verde

Si alguna vez ya has plantado tomates sabrás que en ocasiones los tomates tardan en madurar y parece que hay zonas del tomate que lo hacen antes que otras. Es frustrante cuando se logra que una tomatera crezca saludable y que tenga estupendos frutos de tomate pero que parece que no quieren madurar y que quieren quedarse verdes. En ocasiones, el olor del tomate es increíble y parece que están maduros aunque si te fijas bien en la parte superior del tomate (donde se cogen al tallo), sigue verde y parece que no quiera cambiar de color, ¿por qué ocurre esto?

Cómo prevenir los problemas en el cultivo del tomate
Cuando el extremo del tallo de un tomate permanece verde o amarillento es porque no ha terminado su maduración, ¡hay que tener más paciencia! Esto es fácil de encontrar en los tomates que cambian a otro color como de verde a rojo o de verde a amarillo, pero también puede ocurrir en los tomates que son verdes.

Cuando la parte inferior de los tomates se vuelve negro

Es posible que la parte inferior de tus tomates se vuelva negra porque tiene una insuficiencia de calcio, pero no debes correr a ponerle un suplemento de calcio en el suelo. Esta deficiencia de calcio está causada probablemente por el riego irregular y una fluctuación en los niveles del agua. El agua transporta el calcio a lo largo de toda la planta del tomate. Si no hay suficiente agua, el calcio que se utiliza para el crecimiento del follaje no hay su función y no llega a los frutos.

Cómo prevenir los problemas en el cultivo del tomate
Otros factores que pueden influir también pueden ser: el exceso de fertilizante de nitrógeno, el exceso de sal en el suelo, daños en las raíces y un pH del suelo que es demasiado alto o está demasiado por debajo del pH óptimo para el crecimiento de los tomates (6.5). Si tienes tomates podridos o afectados deberás retirarlos y asegurarte de que la planta de tus tomates está recibiendo la cantidad de agua necesaria.

Las grietas de los tomates cuando maduran

Los tomates tienden a agrietarse cuando reciben agua irregular. Si tus tomates han pasado por un período de sequía e intentas compensarlo con riegos frecuentes, el interior del tomate podrá engordar más rápido que el exterior y que al estirar y crecer la piel exterior del tomate se rompa, se abra y tenga grietas.

Cómo prevenir los problemas en el cultivo del tomate
Los tomates que se agrietan siguen siendo tomates que se pueden comer, simplemente que su forma es diferente. Aunque es mejor que prevengas esto en futuros tomates asegurándote que reciben agua de forma regular aunque llueva o haya sequía. Otra opción es buscar semillas de tomates que cuando crezcan sean resistentes a las grietas y a las fisuras.