Prevenir plagas y enfermedades en las plantas
Las plagas y enfermedades son una de las pocas pegas que acostumbramos a encontrar a la hora de decidir si cultivar o no plantas en nuestro hogar o en nuestro jardín, y es que no solamente nos arriesgamos a estropear la estética de los espacios sino que además podríamos sufrir las consecuencias de forma personal con los incómodos bichitos por todas partes.

No obstante, esto no es motivo suficiente como para que renuncies a dar un poco de alegría a tus espacios con ellas, especialmente teniendo en cuenta que existen algunas cuestiones de base que ayudarán a que puedas evitarlas.

1. Compra: Asegurarte de que se encuentran completamente sanas es lo primero a la hora de hacerte con cualquiera de tus ejemplares. Mira que las hojas, flores y ramas estén sanas, con un color saludable, firmes y sin raíces al aire.

2. Ambiente: Debes tener en cuenta qué condiciones de entorno necesita cada una de las especies, pues el ambiente en que las integres estará ampliamente relacionado con ciertas cuestiones de salud. Luz, clima y temperatura o función del espacio son algunas de las fundamentales.

3. Control: Requieran o no cuidados continuos no debes olvidarte jamás de tus plantas, y es que una detección a tiempo tendrá una rápida solución que evite la propagación de las plagas u otras enfermedades.

4. Herramientas: Asegúrate de desinfectarlas con alcohol o lejía cada vez que las utilices para tratar plagas enfermas y evitar así el contagio a otros ejemplares. También debes controlar que no se oxiden las cuchillas.

5. Rotación: La rotación de cultivos se usa mucho en horticultura, pues de este modo se interrumpe el ciclo de plagas y enfermedades.

6. Riego: Debe ser controlado y adaptarse a las características y estado de cada planta en concreto. De hecho, tanto el exceso como la falta de auga puede provocar enfermedades, virosis o patologías vegetales serias.