Problemas en el crecimiento de los rábanos
Los rábanos son una de las hortalizas más fáciles de cultivar y además también se puede considerar que es una de las más rápidas en crecimiento por lo que son una opción muy atractiva para aquellas personas que quieren tener sus propias hortalizas y además quieren resultados rápidos, abundantes y de calidad.

Pero realmente con el crecimiento de los rábanos, pueden haber algunos problemas que pueden traer de cabeza a los jardineros. Pero no debes preocuparte porque hoy quiero hablarte sobre algunos de los problemas en el crecimiento de los rábanos y que así puedas evitar que ocurran y que los tuyos crezcan en buenas condiciones y perfectos para consumir en tu dieta.

Los rábanos pican

Hay veces que los rábanos tienen un sabor amargo e incluso puede que piquen al comerlos. Esto ocurre cuando los rábanos han crecido demasiado rápido, demasiado lento o simplemente son demasiado viejos. Los rábanos para que su sabor sea óptimo necesitan un clima fresco pero cálido y con una humedad suficiente para que se crezcan con buen sabor.

Los rábanos tienen grietas

A veces, los rábanos pueden tener grietas. Esto ocurre cuando maduran y envejecen. Pero en ocasiones las grietas pueden aparecer porque no han recibido el riego adecuado o ha tenido un riego desigual, lo que hará que el mismo rábano intente compensar el tiempo de sequía absorbiendo gran cantidad de agua, algo que hará que crezca demasiado y se abra por una grieta.

Problemas en el crecimiento de los rábanos

Los rábanos se ponen duros y secos

Los rábanos necesitan crecer rápidamente y para asegurar que así sea y que crezcan gorditos y tiernos en la cosecha necesitarán las condiciones óptimas. Pero si los rábanos no obtienen las temperaturas que necesita, ni el agua en el riego que les haga estar sanos y saludables lo más probable es que se vuelvan duros y secos.

Los rábanos no se forman

También puede ocurrir que los rábanos no se formen y solo estén verdes. Esto ocurre porque no se han formado bien y su desarrollo no se ha completado. Puede que no tengan demasiado espacio para crecer o que no reciben suficiente luz solar (aunque puedan estar en la sombra siempre necesitarán por lo menos varias horas del sol diarias para poder desarrollarse plenamente).

Estos son algunos problemas que causan los rábanos, pero ahora que ya los conoces podrás evitarlos y así disfrutar de una cosecha saludable y abundante en el huerto de tu hogar.