Problemas más comunes de las plantas de interior
Por lo general, las plantas y las flores de interior son fáciles de cultivar. Sin embargo, siempre hay que estar pendiente de los principales problemas que pueden interferir en la salud y el pleno crecimiento de los diferentes ejemplares. Algunas de las señales que podrás observar son totalmente normales, es decir, forman parte de la naturaleza. Sin embargo, otras te indicarán que la planta sufre algún problema y que requiere cuidados.

Para echarte una mano con tus plantas de interior, a continuación vamos a hablar de los problemas más comunes que pueden sufrir. De esta manera, podrás evitarlos o actuar cuando sea necesario.

Plagas

En primer lugar deberás estar atento de la plagas. Ten en cuenta que dentro del hogar no contarás con predadores naturales que puedan mantener a estos bichos lejos de las macetas. Obsérvalas diariamente y comprueba que no haya ácaros, pulgones, cochinillas u otro tipo de plagas.

Riego y humedad

Por supuesto, deberás tener mucho cuidado a la hora de regar tus plantas. Por ejemplo, si detectas que no escurre agua por los agujeros del drenaje, comprueba que no haya acumulación de sales que inhiben el crecimiento de las plantas.

Problemas más comunes de las plantas de interior
Por otro lado, si las hojas tienen las puntas amarillas, están marchitas, arrugadas o se caen, seguramente querrá decir que están faltas de humedad en el ambiente.

Luz y calor

La cantidad de luz que necesita una planta depende de la especie y de las condiciones ambientales. Sin embargo, debes tener en cuenta que a la mayoría no les gusta el sol directo de una ventana, ya que puede quedar quemar sus hojas. Por último, deberás evitar que tus ejemplares estén expuestos a fuentes de calor directo, como un radiador o una chimenea, ya que se deshidratarán.