Propiedades y usos del eneldo
El eneldo es una planta herbácea anual que es muy abundante en la zona del Mediterráneo aunque puede también verse en muchos otros lugares. Se desarrolla muy bien en climas que son templados o cálidos y con suelos húmedos y fértiles. Tanto sus hojas como sus frutos huelen y tienen sabor a anís así que se utilizan mucho en la cocina como condimento para diferentes platos y también se usan sus semillas para hacer infusiones.

Es una planta que tiene muchísimas propiedades y beneficios, como por ejemplo ser una fantástica infusión digestiva. Entre las propiedades de las infusiones de eneldo están las diurética, antihemorroidal, sedante o carmitativa, además de ser muy buena también para los dolores menstruales. Los principales componentes activos de las semillas de eneldo son la cetona, limonelo, carvona, felandreno, diapol o depenteno.

En la cocina se utiliza mucho para condimentar todo tipo de platos, especialmente en los guisos de pescado ya que el sabor que tiene hace que sea mucho más fácil de digerir. También se pone mucho en sopas, ensaladas, marinadas, etc. A mí particularmente me gusta mucho utilizarlo cuando guiso castañas ya que les da un sabor espectacular. Para su cultivo se necesitarán unos 45 días desde el inicio de la floración hasta que las semillas estén maduras.

La planta del eneldo, también llamada hinojo, alcanza una altura de entre 25 y 50 centímetros aunque sus tallos pueden llegar a medir un metro. Su tallo es verde y sus hojas muy finas y de color verde oscuro. Sus frutos son de color marrón oscuro y están rodeados de una ala clara, mientras que sus semillas son planas, ovaladas y tienen un sabor algo amargo.