Proteger el huerto con un espantapájaros
Atraer pájaros al jardín es una idea excelente para atraer a la naturaleza, pero para que no te destrocen el jardín una idea es proporcionarles comida, agua y refugio… de esta manera podrás contemplar su belleza en libertad. Pero cuando tienes un huerto la cosa cambia porque los pájaros se sienten atraídos por los alimentos dulces y apetecibles que puedes estar cultivando.

Una idea para ahuyentar a los pájaros del huerto es utilizar un espantapájaros que hará que estos pequeños animales no se acerquen al pensar que puede ser una amenaza para ellos. Un espantapájaros puede realizarse de muchas formas diferentes y dependerá del clima, del dinero que dispongas y del tiempo que quieras dedicarle que optes por un tipo de espantapájaros u otro.

Tipos de espantapájaros

Puedes crear un espantapájaros de muchas formas diferentes siendo las más comunes hacerlo de madera, de trapo o de paja. Aunque la forma más sencilla de conseguirlo es crear una cruz de madera (el tamaño dependerá del tamaño que quieras conseguir) y después “vestir” a la cruz de madera con ropas viejas y rellenarlo de paja, de esta manera podrá parecer que es una persona quien se encarga de proteger el huerto. Tendrás que mantener la distancia correcta entre el torso y el resto del cuerpo para que quede proporcionado.

Claro está que con sólo las ropas no conseguirás mucho por lo que otra idea es coser a la parte baja de los pantalones una zapatillas a modo de pie y para la cabeza clavar una calabaza y añadirle ojos y boca (también puedes cubrirla con un saco). Necesitará también cuerdas para atar las partes y que no cuelguen.

Proteger el huerto con un espantapájaros
Además también puedes ser creativo y añadir cestos de mimbre, flores, globos, cd’s viejos que cuelguen… y todo lo que se te ocurra para que quede más vistoso. De esta forma tendrás una estructura firme que ahuyentará a los pájaros de tu jardín.

Consejos útiles

Si dejas tu espantapájaros siempre en el mismo sitio y de la misma forma los pájaros se acostumbrarán a él y acabarán volviendo a tu huerto a comer tus alimentos porque se habrán dado cuenta que no es una amenaza real para ellos.

Para que esto no ocurra te aconsejo que cambies su aspecto exterior cada cierto tiempo o bien que lo cambies de lugar o añadas más de uno para que los pájaros sientan que la amenaza a vuelto y resistan la tentación de acudir a tu huerto.