proteger las plantas de las hormigas
Las hormigas son tremendamente dañinas para el jardín, ya que suelen presentar un comportamiento defoliador increíble. Entre otras cosas, la presencia de las hormigas provoca la multiplicación de otros insectos nocivos (se dedican a transportar los brotes de pulgones, cochinillas y mosca blanca) y hacen que las plantas tengan problemas para florecer y reproducirse.

Por eso, hoy en Jardín Plantas queremos darte algunos cuantos trucos para que protejas a tus plantas de las hormigas. Y es que ya sabes lo que dicen, ¿verdad? ¡Más vale prevenir que curar!

Prevenir la aparición de las hormigas

Antes de que aparezcan las hormigas en tu jardín, será mejor evitarlas. Para lograrlo, te recomendamos que plantes especies repelentes de hormigas, como pueden ser la lavanda, la lechuga, la menta o el tomillo. Además, es buena idea que exprimas un limón y rocíes con su zumo el jardín. Otro truco muy efectivo es poner una hilera de sal a lo largo de sus caminos preferidos. Por último, te recomendamos que encoles los troncos de los árboles o los embadurnes con grasas animales para que no puedan trepar.

proteger las plantas de las hormigas1

Acabar con las hormigas

Si no has podido hacer nada para evitar la aparición de estos pequeños animales, deberás localizar los hormigueros y aplicar sobre él alguno de los productos anti-hormigas que existen en el mercado. Eso sí, es importante que se trate de un producto ecológico. Es importante aplicarlo también por los caminos que frecuentan y al pie de las plantas.

También es buena idea colocar cebos envenenados en forma de gránulos, macerar en agua colillas de cigarros durante un par de días y regar las zonas donde se encuentren con este preparado, y colocar trampas de miel para atraer su atención.