Proteger las plantas del frío
El invierno se acerca, y no todas nuestras plantas están preparadas para soportar las bajas temperaturas que llegarán a partir de los próximos meses. Si en el momento de plantarlas no pensaste en ello, no te preocupes, porque todavía estás a tiempo de arreglarlo.

Lo principal es buscar la información de cada una de tus plantas para saber a qué clima pertenece originalmente, pues sólo de esta manera podrás comprender cómo debes mantenerlas.

Las plantas, en función de su especie, empiezan a sufrir a partir de unas temperaturas determinadas, tanto por encima (cuando están en climas más cálidos de los que precisan) como por debajo (con temperaturas más frías). Así, el mantenimiento dependerá de la zona en la que nos encontremos y del tipo de planta del que se trate. La siguiente clasificación te puede resultar de utilidad:

– Zona supramediterránea: Centro y este de las mesetas, el valle del Ebro y algunas zonas de Granada.
– Zona mesomediterránea: Desde el oeste de la península a través de los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir.
– Zona termomediterránea: Típica del sudeste peninsular (zonas como Alicante, Murcia o Almería).

Esta será una guía a la hora de buscar información de cada una de ellas, pero puede no ser definitiva en tanto que las condiciones de un lugar a otro pueden variar, de modo que no temas a la hora de trabajar también con tu intuición.

Una buena manera de protegerlas del frío en condiciones adversas que puedan deteriorarlas gravemente es hacerlo cubriéndolas con algún nylon, tela o plástico, a pesar de que pueden afectar a la transpiración de la planta. Existen también algunos tejidos permeables que permiten la transpiración y, por tanto, son más efectivos.

Es muy posible que el frío influya en el desarrollo de algunas de tus plantas, que puede incluso llegar a matarlas. No esperes al último momento: octubre es un buen mes para ponerse manos a la obra.