Proteger las plantas del viento
Ahora que estamos en época de frío es muy probable también que hay muchas rachas de viento, ya que aunque también las hay en verano, es en invierno cuando más temporales y tormentas hay. Por eso, hay que saber cómo proteger a las plantas en estos casos, ya que el viento viene acompañado en muchas ocasiones de lluvias, heladas y temperaturas muy bajas. El viento moderado ejerce una acción desinfectante en las plantas, limpiando las impurezas y el polvo depositado en las mismas, pero el viento fuerte ejerce todo lo contrario, con lo que puede ocasionar graves daños. Toma nota de los siguientes consejos para proteger las plantas del viento:

– Instala cortavientos de piedra, madera o de setos a base de especies vegetales resistentes. La piedra es el material más adecuado ya que además de ser el más resistente queda también muy natural y le da un aire rústico a la zona donde se coloque el cortavientos.

– En las zonas que están muy expuestas al viento debes colocar especies de crecimiento rápido, como los chopos, alisos o pino albar. El ciprés de Leyland es también muy útil para crear una pantalla de protección para las demás plantas en un tiempo relativamente corto.

– La evaporación del suelo puede ser excesiva por culpa del viento, así que vigílala para que no te cause problemas.

– Si colocas macetas en lugares altos como barandillas o ventanas, asegúrate de que las sujetas bien para evitar que el viento las derribe.

No debes olvidar que las plantas que están constantemente expuestas a fuertes vientos se ven muy perjudicadas ya que su desarrollo superior se desequilibra. Por culpa del viento las hojas se vuelven marrones, se marchita la planta y termina muriendo, así que si vienen fuertes rachas de viento protégelas como puedas, incluso pasándolas al interior durante unas horas si fuera posible.