Proteger los muebles de madera del jardín
Cuando pasa el invierno, llega la primavera y con ella, el buen tiempo. Apetece salir de casa, disfrutar del jardín, tomar el sol, respirar aire puro o ver las estrellas. Para todo eso, necesitamos tener a punto el mobiliario de exterior. Los muebles de jardín aportan estilo, comodidad, decoración y confort al espacio exterior, pero al mismo tiempo requieren un cuidado especial para mantener su buen estado y prolongar su vida útil.

Normalmente están fabricados con una dureza especial, pues se utilizan maderas muy resistentes a los cambios de temperatura e inclemencias meteorológicas. Son maderas que poseen un alto contenido en aceites que las protegen de los hongos, por lo que se pueden dejar a fuera durante el otoño. Sin embargo, estos aceites se van desgastando con el tiempo, y es recomendable realizar un mantenimiento periódico e impregnar de nuevo la madera. Si no se hace, el mueble se resecará y será más vulnerable a la acción de los agentes externos.

La madera más común suele ser la teka, pero también hay de otros tipos. Cuando estos muebles han estado expuestos durante un periodo prologando de tiempo y sin protección en el jardín, terraza o balcón, pueden presentar un aspecto estropeado. Pero no hay problema porque te vamos a explicar el proceso para que recuperen una buena apariencia:

– Primero lijar la superficie para eliminar la suciedad adherida y la capa más reseca.
– El mueble presentará un aspecto más limpio y un color más natural.
– Aplicar una mano de aclarador de madera con el fin de eliminar las manchas negras que producen los hongos.
– Finalmente, pasar con una brocha aceite para maderas de exterior por todo el mueble. Dejar secar y aplicar una segunda capa.

Esta técnica tan sencilla se puede aplicar con todas las maderas tropicales. En definitiva, todos sabemos que la madera es un material muy noble y duradero, pero también se estropea al estar en contacto con el sol, la lluvia o la humedad. Lo ideal es dedicarnos una vez al año un poco para que sigan luciendo como el primer día.