¿Qué es la xerojardinería?
El concepto de xerojardinería comenzó a surgir a principios de los años 80 en Estados Unidos y después de que se sufrieran graves sequías por todo el país, lo que hizo que hubiera la necesidad de construir jardines que consumieran poca agua. De ahí nació lo que hoy conocemos como xerojardinería, la cual llegó a nuestro país en los 90, gracias especialmente a una importante sequía que también hubo en buena parte de nuestro país.

La principal idea de este concepto es hacer un uso responsable y racional del agua de riego, evitando cualquier derroche en cualquier tipo de clima pero muy especialmente en las zonas en las que el agua escasea. De todas formas, el ahorro de agua no es el único objetivo que tiene la xerojardinería ya que también tiene otros por los que merece la pena llevarla a cabo. Con ella tendrás un sentido ecológico muy más amplio, respetando más el medio ambiente.

La xerojardinería también busca conseguir jardines que no necesiten mucho mantenimiento, y muy especialmente evitar en lo posible la utilización de productos químicos o fitosanitarios, al menos evitar utilizarlos de forma constante para que el medio ambiente no se vea tan afectado por esas sustancias que pueden ser perjudiciales. También busca utilizar menos la maquinaria, lo que supone un ahorro de combustible o electricidad.

Muchísimos estudios han demostrado que la xerojardinería es muy eficiente y que el ahorro de agua que se consigue con ella es muy importante ya que se consume una cuarta parte de agua de riego que en un jardín convencional. Una opción perfecta en los tiempos que corren en las que el agua y el dinero escasean y con la que no solo reducirás esos gastos sino que también podrás sacarle mucho partido a tu jardín. En los próximos días escribiré un artículo con todos los detalles para poder sacarle partido a la xerojardinería.