Qué plantar en zonas difíciles del jardín
Lo más probable es que en tu jardín haya zonas que presenten algunas dificultades. La más comunes son zonas de charcos o húmedas, espacios con mucho cemento, cuestas, demasiado sol… En fin, pequeños problemas que pueden complicarte la tarea de llenar de plantas y flores tu jardín. Si no quieres que esta parte se quede vacía, a continuación vamos a explicarte cómo puedes aprovechar este rincón con las especies adecuadas. Sólo necesitarás un poco de paciencia.

En el caso de las zonas donde haga un viento demasiado fuerte, puedes optar en colocar setos o pantallas para que las plantas que tienes en el jardín no se estropeen, se rompan, se tuerzan o se desequen. Por otro lado, puedes colocar protecciones artificiales como pantallas de macera o de brezo. Si lo que pasa es que hay una zona de tu jardín que queda muy a la vista, puedes protegerlo de las miradas indiscretas, por ejemplo, con una pérgola.

Qué plantar en zonas difíciles del jardín
Para las zonas con demasiado sol puedes colocar plantas que requieren un buen drenaje o que soporten bien la sequía, como crasas, cactus o mediterráneas. Si por el contrario tienes un terreno húmedo, con facilidad para que se formen charcos, y no has conseguido solucionar el problema con un buen drenaje, puedes colocar juncos, bambúes o cálamos que, además, son muy decorativos.

Para las cuestas, donde se producen regueros y no se retiene el agua, lo mejor es crear terrazas o colocar piedras desde la parte baja y sujetarlas con tierra. Puedes plantar echeverías, sédum, siemprevivas, iberix, flox o aubrieta.

Qué plantar en zonas difíciles del jardín
Si en tu jardín tienes una zona llena de cemento, puedes colocar jardineras con, por ejemplo, arenaria, oxalis o escaevola, aunque teniendo en cuenta que debe ser una zona fresca pero con buen sol directo.