Razones para cultivar hierbas aromáticas
Las hierbas aromáticas, al igual que las culinarias, son de las más útiles que hay, ya que no sólo te decorarán sino que pueden ofrecerte otro tipo de beneficios que seguro te vendrán muy bien. Además, puedes tenerlas tanto en un jardín, como en una terraza, balcón o dentro de casa. Las principales son la albahaca, el laurel, la menta, orégano, perejil, romero, hierbabuena, tomillo o lavanda. Hay muchas razones para cultivar hierbas aromáticas o culinarias:

– Son válidas para todos los climas, y responden muy bien ante los más fríos, así que es una opción ideal si lo que quieres es tener una planta fresca en invierno mientras no llega la primavera.

– Puedes utilizarlas en la cocina para darle sabor a platos como un guiso, sopa, salsa, ensalada o incluso postres. Otra buena idea es preparar aceite y vinagre aromatizado, le dará un sabor muy especial a tus platos.

– Si las cultivas en interior requerirán más atenciones que si lo haces en jardín, pero si sabes las características de cada una no tendrás ningún problema.

– Uno de los mejores sitios para ubicarlas es en la cocina, pero únicamente si hay buena luz en donde la vayas a poner y no la tengas cerca de fogones o fuentes de calor. Es recomendable que la tengas en el exterior y que las metas en casa durante los meses más fríos.

– Cuanta más luz natural reciban mucho mejor, aunque procura que los rayos del sol no le den directamente.

– Por norma general no necesitan mucha agua para vivir, así que podrás organizar su riego sin ningún problema y sin emplear demasiado tiempo. Aún así, ve observando cuándo necesita agua para que te adaptes a sus tiempos cuanto antes.

– Mientras se está desarrollando échale algo de abono líquido cada 15 días, pero únicamente si la tienes en maceta.