Razones para cultivar trepadoras
Las trepadoras o enredaderas son uno de los grupos de plantas más interesantes y útiles, además de ser muy decorativos. No hay mucha gente que conozca todas sus especies, pero sí conocen las más típicas de una lista bastante amplia. En España hay a la venta más de 100 especies y un número indefinido de variedades de todas ellas. Las más comunes son la Dama de noche, Hiedra, Jazmines, Madreselva, Parra virgen, Celestina, Rosal trepador… y muchas más que merece la pena cultivar para descubrir toda su belleza.

Muchas son las razones para cultivar trepadoras, así que resumiré las más interesantes:

– Son un grupo muy variado y rico en especies. Las más famosas son una docena, pero muchas de
las desconocidas son mucho más bonitas. Tienen una gran variedad de hojas, aromas, flores… para todos los gustos.

– Puedes cultivarlas tanto en jardín como en terraza o patio. Siempre habrá una especie válida y bonita para lo que necesites.

– Son muy buenas para cubrir muros, fachadas, vallas, celosías… serán un adorno perfecto para cualquier rincón. Están muy de moda también para poner en pérgolas, porches, arcos y columnas, ya que proporcionan sombra en esos lugares donde sueles estar al sol.

– Algunas especies te valen para cubrir el suelo, como la hiedra, la madreselva o la parra virgen.

– Con otras muchas puedes hacer setos, ideales para jardines pequeños a los que le quieres sacar todo el rendimiento estético posible. Suelen utilizarse la buganvilla, madreselva, rosal trepador o pasiflora.

– Puedes cultivarlas en un macetón que tenga un tutor para que se apoye.

– Las hay tanto de hoja caduca como perenne.

– Algunas se sujetan solas gracias a unas ventosas que se pegan a la pared sin necesidad de fijarlas con otros elementos.

Como ves, son muchas y muy variadas las razones para que cultives trepadoras en tu jardín. En las próximas fechas te daré otra tanda de razones muy útiles.