Recolectar canela
La canela es un excelente condimento para un montón de platos y su árbol es pequeño, alcanzando como mucho los 10 metros de altura en estado silvestre pero se poda en árboles más pequeños para facilitar su cultivo.

Es una de las especias más antiguas y el aroma tan especial que tiene la convierte en un imprescindible en repostería para darle un sabor especial a pasteles o cremas, aunque también se utiliza para aromatizar diferentes platos como las carnes. Se puede utilizar tanto en rama como molida. Toma nota de cómo recolectar canela:

– Se suele recoger durante las estaciones de lluvia y la primera cosecha produce una corteza más gruesa e inferior, aumentando en las podas sucesivas y consiguiendo cada vez una corteza más fina en la parte central de la planta.

– Los brotes se podan continuamente y cerca del suelo, lo que hace que parezca un arbusto bajo y denso con ramas frondosas.

– Lo ideal es recogerla al amanecer y hacerlo por grupos de 2 ó 3 ramas de cada árbol para permitir que crezcan nuevos retoños, lo cual suele hacerse en época de lluvias ya que es más fácil gracias a la humedad.

– Una vez podadas, debes dejar que se sequen al sol, algo que provoca que la corteza se curve hacia dentro. Después las cortas en distintas longitudes y las dejas para que se sequen nuevamente.

La canela es ideal para consumir tanto en platos dulces como salados, como por ejemplo en arroces, compotas de frutas, bizcochos, postres de chocolate y hasta en bebidas, especialmente en bebidas calientes. También se puede utilizar para aromatizar licores o jabones y se utiliza mucho para hacer almohadillas perfumadas o saquitos de flores olorosas.