Regar las plantas en vacaciones
Cuando llegan las vacaciones uno pasa poco por casa, aprovecha el tiempo libre para disfrutar del buen tiempo con sus seres más queridos. Eso significa que hay cosas que olvidamos y dejamos de hacer. Pero… ¿qué pasa con nuestras plantas? Tenemos que tener en cuenta que ellas necesitan cuidado durante todo el año, así que lo mejor será no olvidarse tan fácilmente de ellas.

Existen varias formas de asegurar el riego de las plantas en vacaciones. ¡Toma nota porque seguro que te lo agradecerán a su manera!

Una técnica consiste en colocar un cubo lleno de agua al lado de la planta. A continuación hay que conectar el cubo con la maceta a través de un paño de fieltro o una mecha de algodón. Por capilaridad, el agua subirá por el paño o la mecha hasta llegar al sustrato.

Otra opción no menos buena es la de colocar todas las macetas en la bañera. Primero tendremos que tapar el desagüe de la misma y proteger el fondo con un plástico. El siguiente paso será colocar unos ladrillos o cualquier otro objeto que sirva para hacer de soporte de las plantas. Acto seguido colocaremos las plantas encima y llenaremos la bañera hasta cubrir unos cinco centímetros de maceta. Una vez más, por capilaridad, el agua llegará al sustrato.

Por último, también es posible recurrir al clásico sistema de agua por goteo. Se basa en la utilización de una botella de plástico que tiene que estar llena a medias. Lo único que hay que hacer es dos agujeros con un alfiler, uno en el tapón para que salga el agua y otro en el culo de la botella para que entre aire. Lo siguiente será colocar la botella de agua boca abajo encima de la tierra de la maceta. El agua irá cayendo lentamente para humedecer el sustrato.