Riego subterráneo
A la hora de elegir el riego para el jardín tienes múltiples sistemas, como el riego por goteo, el riego por aspersión o el riego subterráneo. Estos 3 son los más comunes aunque puedes encontrar muchos más. Hoy me gustaría hablarte del riego subterráneo, de sus características, ventajas y desventajas.

Es uno de los métodos más modernos y se utilizan tuberías perforadas que se entierran en el suelo a una profundidad determinada que oscila entre los 5 los 50 centímetros. La profundidad va en función de lo que quieras regar y del tipo de suelo. Toma nota de las ventajas del riego subterráneo:

– Se pierde mucha menos agua ya que es un riego que no está expuesto al aire y no puede desplazarse a causa de él. Así pues, también ahorrarás agua.

– Ayuda a evitar la aparición de malas hierbas ya que la superficie siempre estará seca, lo que también hace que se vea una plantación, césped o árbol mucho más bonito.

– Puedes utilizar para el riego aguas residuales depuradas ya que el mal olor no llegará a la superficie. El uso de estas aguas no contamina el riego.

– Las tuberías duran mucho más tiempo ya que no les da el sol, además de que están también totalmente protegidas de cualquier otro elemento.

En cuanto a los inconvenientes, no tiene muchos pero sí un par de ellos que debes analizar. El principal es que tienes que estudiar bien el terreno antes de ponerlas para detectar si puede haber algún atasco en los puntos de salida del agua. Por otro lado, si el agua que utilizas es caliza no se recomienda que utilices este sistema.

Otro inconveniente puede ser que las raíces se agolpan en la zona de las tuberías y pueden estropearse, aunque puedes evitarlo utilizando un herbicida apropiado.