Riesgos de los huertos urbanos
En los últimos años se han puesto muy de moda los huertos urbanos. Sin embargo, poca gente es consciente de que este tipo de huertos conllevan una serie de riesgos.

Y es que a pesar de que la mayoría de frutas y hortalizas que se consumen son seguras y libres de patógenos, gracias a las barreras naturales, como la piel y la corteza, que protegen la parte comestible de posibles contaminaciones, es posible que en cualquier momento del cultivo se produzca algún tipo de contaminación.

Plan de seguridad alimentaria

Por supuesto, los huertos caseros no están exentos de patógenos, tanto si se usa un trozo de parcela como macetas en terrazas. Así, es importante ser conscientes de los riesgos potenciales para establecer prácticas de manipulación y minimizar la posibilidad de contaminación. Así, es buena idea elaborar un plan de seguridad alimentaria para evitar contaminantes físicos o químicos, que pueden venir de la propia naturaleza o de la mala aplicación de productos.

Riesgos de los huertos urbanos

Altas concentraciones de plomo en verduras

Una investigación realizada por expertos de la Universidad Técnica de Berlín en junio de 2012 descubrió que el cultivo de vegetales en zonas urbanas no está exento de contaminación, ya que las verduras tienden a absorber los productos químicos presentes en los suelos. Por eso, alimentos como los tomates, las zanahorias o las judías pueden verse afectados.

De hecho, el estudio reveló unas concentraciones elevadas de plomo en verduras cultivadas en zonas de tráfico intenso y en lugares próximos a industrial.

Consejos

Por eso, es muy importante tener cuidado del agua de riego que se utiliza en este tipo de huerto. Además, es buena idea cultivar otras especies de plantas alrededor de los vegetales para crean una barrera natural.