Sembrar lechugas en invierno
Las lechugas que se siembran en el invernadero durante el invierno son muy distintas a las que se siembran durante el verano. Los tipos son muy distintos y hay que ir con mucho cuidado antes de lanzarse a la aventura. Lo ideal es elegir un tipo de lechuga que sufra por tener horas de luz más cortas y un invernadero sin calefacción. La Passion es una variedad que cumple con esos requisitos a la perfección.

Las semillas hay que sembrarlas durante el verano directamente en la almáciga del invernadero y también hay que aclarar las plántulas para que entre ellas haya 25 cm de distancia cuando ya tengan cuatro hojas. Las lechugas estarán listas para ser recolectadas aproximadamente entre noviembre y diciembre.