Semilleros para el huerto
Los semilleros son un elemento indispensable para poder cultivar determinadas plantas en un huerto, consiguiendo así un espacio totalmente adecuado para cada cultivo y que tenga las características necesarias para que lo que sea que vayas a plantar pueda desarrollarse de la mejor manera posible. Cuando quieras crear un huerto, una de las primeras cosas que deberás hacer es conseguir unos buenos semilleros, ya sea comprados o hechos por ti.

Para poder hacer semilleros para el huerto, lo primero que vas a necesitar es conseguir las bases, que una de las mejores opciones es que sean de turba prensada. Rellénalas con un sustrato que sea indicado tanto para lo que vayas a cultivar como para hacerlo en semilleros, y cuando las hayas llenado tendrás que presionar para que el sustrato pueda quedar bien prensado en el semillero.

En estos semilleros podrás cultivar prácticamente de todo, como por ejemplo tomates, pepinos, pepinillos, calabacines, sandías, melones… Pon una semilla de lo que hayas elegido en cada semillero. Después de 10 días, más o menos, las semillas comenzarán a germinar, y en aproximadamente un mes ya podrás trasplantarlas a un recipiente mayor en el que se puedan desarrollar totalmente y dar todos sus frutos.

Cuando llegue el momento de trasplantar, si los semilleros utilizados eran de turba prensada podrás plantar directamente en otro recipiente. Para el trasplante, ten en cuenta las características de la variedad que hayas cultivado ya que no todas tienen las mismas, pero sí hay unas cuantas básicas que te servirán para todas. Ten mucho cuidado con las raíces y trasplanta siempre a un recipiente con un tamaño en el que sepas que va a haber espacio para que la planta se desarrolle totalmente sin problemas.