Sistemas para regar las plantas en macetas
Como sabes, no todas las plantas necesitan la misma cantidad de agua ni, por supuesto, el mismo sistema de riego. En el caso de las plantas en macetas, por ejemplo, existen tres tipos de métodos principales que podemos utilizar para regar.

Hay que tener en cuenta que a diferencia de las plantas que están plantadas directamente en el suelo, las de maceta necesitan más agua debido a que el sustrato es limitado y se evapora antes. Eso sí, para determinar la frecuencia de riego también hay que tener en cuenta la ubicación de la planta. Para echarte una mano con el riego de tus plantas en macetas, hoy en Jardín Plantas vamos a hablarte de estos tres sistemas que se usan habitualmente para este tipo de plantas.

Desde arriba

El riego desde arriba es el sistema más común y el que se utiliza para la gran mayoría de las plantas. Puede llevarse a cabo con una regadera, un vaso o una botella, aplicando el agua directamente sobre el sustrato desde arriba. En este caso es importante evitar que las hojas o las flores tomen contacto con el agua, ya que pueden estropearse o favorecer la aparición de hongos.

Sistemas para regar las plantas en macetas

Por inmersión

Otro de los sistemas más habituales es el riego por inmersión, que consiste en introducir la maceta en el fregadero o en un cubo con agua. Es un sistema ideal para plantas epífitas o las orquídeas.

Sistemas para regar las plantas en macetas

A través del plato

Como último sistema queremos hablarte del riego a través del plato, un método que hace que la planta beba a través de las raíces la cantidad que ella considere necesaria. Para llevar a cabo este riego, el agua se echa directamente sobre el plato de la maceta y se deja durante unos minutos hasta que la planta está hidratada. Después se tiene que desechar el agua sobrante. Se trata del sistema ideal para bulbos o plantas con tallos u hojas sensibles a la humedad.