Las mejores barbacoas para el jardín
Cuando llega el buen tiempo y mientras se pueda disfrutar de él, el jardín toma protagonismo y si encima tienes una barbacoa para poder disfrutar con los familiares y amigos del aire libre ¡mejor que mejor! Seguro que tendrás invitados en casa semana sí y semana también.

Tener una barbacoa en casa no significa tener que ser consumidor de carne, ni mucho menos. Si eres vegetariano o tienes amigos que no consumen alimentos de origen animal también podrán ser invitados a la barbacoa ya que también salen unas estupendas verduras con un sabor exquisito. Si hay jardín con barbacoa, hay planes asegurado. Veamos qué necesita una barbacoa para ser de las mejores.

Las mejores barbacoas para el jardín

Tipos de barbacoa para tu jardín
Tener un jardín en el exterior de tu vivienda es todo un privilegio, sobre todo ahora que comienza a hacer buen tiempo. Sí eres uno de estos afortunados y estas pensando comprar una barbacoa para poder disfrutar al aire libre de unos largos días con los amigos o la familia, toma nota de estos consejos sobre cuál puede ser la barbacoa adecuada en función del espacio que tengas:

- Lo primero que tienes que hacer es valorar el espacio del que dispones y pensar en qué uso le vas a dar. Si eres de los que te gusta disfrutar de ella durante todo el año y el clima del lugar donde vives te lo permite más vale que si tienes espacio coloques una barbacoa fija.

Tipos de barbacoa para tu jardín

Cómo preparar una barbacoa en el jardín
Con la llegada del calorcito, el tiempo es propicio para las comidas al aire libre. Es bastante frecuente hacer reuniones en torno a una barbacoa en el jardín o terraza. La lista de alimentos que se pueden asar en la parrilla es interminable, el sabor de una carne sobre las brasas es algo exquisito que no se puede tomar todos los días. Sin embargo, para preparar con éxito una barbacoa, no basta con disponer el más sofisticado modelo de asador. La mejor carne sirve de poco si la barbacoa no está siempre en perfecto estado.

Te contamos las claves para una correcta limpieza de la barbacoa antes de utilizarla. Si la última vez que se usó, no la limpiamos en profundidad, antes de comenzar a cocinar debemos que calentarla unos minutos para eliminar los malos olores, los humos y la grasa adherida con anterioridad. Todo esto antes de colocar el elemento combustible, que puede ser carbón o leña. Un buen truco para dejarla limpia después de usarla es cuando todavía está caliente, esparcir sobre ella abundante sal gruesa y frotarla con hojas de periódico. Posteriormente, con la barbacoa fría, la limpieza de la misma debe hacerse con agua, estropajo y jabón.

Según las preferencias personales, el presupuesto y el espacio disponibles, podemos elegir entre varios modelos fijos o móviles. Para los primeros, es necesario un espacio amplio para la construcción de piedra, ladrillo, hormigón y una campana. En cambio, los modelos móviles se pueden instalar donde más convenga. Además, son fáciles de transportar y guardar, a la vez que permiten cocinar con leña o carbón de leña, gas o electricidad.

Cómo preparar una barbacoa en el jardín
No obstante, es importante saber que las barbacoas de leña o carbón son la opción más clásica porque el sabor que imprimen en los alimentos es único. Pueden ser portátiles o fijas, con o sin chimenea. Puedes encontrar de todo tipo para que se adapten a lo que necesitas. Algunos modelos disponen también de una zona de encimera para manipular con mayor comodidad los alimentos, algo francamente recomendable.

Por otro lado tenemos las barbacoas de gas, donde la cocción se realiza gracias al calor proporcionado por una placa de hierro. Las ventajas son muchas: más control de la temperatura, no hay problemas para encender el carbón, no hace tanto humo como las clásicas y puede utilizar tanto en interior como en exterior, siempre que haya buena ventilación. Mientras que las barbacoas eléctricas se caracterizan por ser limpias, seguras y fáciles de utilizar. Preparar la carne es tan sencillo con tener un enchufe cerca, pero quizás pierde el encanto.

Recuerda que antes de encender el fuego, debes asegurarse de que el aparato tiene una buena estabilidad, comprobar la orientación predominante del viento para no molestar a los vecinos, no usar nunca alcohol o gasolina, no permitir que los niños se acerquen a la barbacoa ni jueguen en sus inmediaciones y tomar todas las medidas de seguridad necesarias para evitar posibles incendios.

Ahora que terminó el verano (en el hemisferio norte) es un buen momento para empezar a plantearnos lo que nos ha faltado en nuestro jardín. Si has echado de menos tener una barbacoa aquí van algunos consejos que serán muy prácticos para sacarle el mejor partido.

Averigua cuál es el viento dominante en tu zona y dónde da el sol a la hora de comer. De esta manera podremos ubicar la barbacoa resguardada de las corrientes y evitaremos acabar ahumados. La hora del almuerzo coincide con la de mayor incidencia del sol, así que es importante que podamos cocinar en una zona con algo de sombra.

barbacoa1

Evita los árboles, edificios y otros obstáculos verticales en las proximidades y, sobre todo, que al menos estén situados a seis metros de la salida de la chimenea, para evitar accidentes.

Ubicar la barbacoa cerca de la cocina es algo que solemos olvidar y que nos evitará largos paseos en busca de ese pequeño elemento que hemos olvidado traer y que es fundamental.

Si vas a hacer muchas parrilladas es mejor que esté construida de piedra natural, artificial o ladrillo refractario, que son los que más resisten las altas temperaturas y la intemperie.

barbacoa

Hay que tener una barbacoa en función del uso que vayamos a darle. Si solemos tener muchos invitados optaremos por una grande pero para una pequeña familia es mas rentable una de menor tamaño ya que necesitaremos menos aislamiento y no consume tanta leña para hacer unas buenas brasas.

La altura de la parrilla tiene que estar en función de la persona que habitualmente cocine para que esté lo más cómoda posible. Si van a hacerlo varias personas es mejor instalar sistemas de altura regulable porque, una vez construida, es costoso y difícil modificar una barbacoa.

Tener una leñera o una mesa para depositar objetos es muy útil. Aparte de que mejoran en estética evitaremos hacer uso de otros soportes no aptos que pueden acabar quemados o manchados.

Para integrar la barbacoa en el entorno podemos colocar encima macetas con plantas durante el invierno. Aparte de ser un soporte muy resistente conseguiremos un efecto muy interesante.

Aprovechen el momento y disfruten de su jardín aquellos que aún puedan.