Plantar tubérculos de begonia
La begonia es una planta preciosa por sus flores con multitud de colores, que resiste perfectamente tanto en interiores como en exteriores, aunque depende de la variedad que poseamos. Cuando llega primavera es una época ideal para plantar begonias, ya que de ese modo las veremos florecer en verano. Las begonias se pueden plantar como plantas maduras, en semillas o esquejes de tallo. Sin embargo, son con los tubérculos la opción más fácil de plantar y pueden desarrollarse en cualquier mezcla de tierra convencional.

Los pasos para plantar los tubérculos de begonia son los mismos pasos que para cualquier plantación:

Primero elegiremos una maceta no muy grande, intentando que tenga orificios de drenaje en la base del recipiente. Un truco muy bueno es taponar estos orificios con trocitos de espuma, de ese modo el agua sobrante pueda drenar sin perder tierra. Si la maceta no dispone de orificios, lo aconsejable es perforarlos.

Lo cierto es que las begonias pueden crecer sin problemas en cualquier mezcla de tierra normal. No obstante, se recomienda plantar los tubérculos a unos tres centímetros de profundidad para asegurar su correcta floración, la hondura puede variar en función del tamaño del tubérculo. Por último, sólo nos quedará regar la maceta y aplicar fertilizante cuando veamos que comienza a crecer.

Por otro lado, si vamos a plantar semillas de begonia, es aconsejable mezclarlas con arena de plata, para después poder esparcir la mezcla en una bandeja de tierra húmeda, pero sin cubrir las semillas. En verano cuando pega fuerte el sol, es mejor dejar la maceta a la sombra, de modo que tenga luz pero no rayos directos e intensos, ya que pueden dañar los tejidos de la planta. Finalmente, debes saber que el ambiente ideal es cálido, húmedo y sin corrientes de aire. Requiere dos riegos por semana.

Cómo reproducir una begonia
Si tienes una begonia muy linda y te gustaría reproducirla para embellecer tu casa o para regalar un ejemplar a algún familiar. Mediante el esquejado, puedes conseguir nuevas plantas con las mismas características de la planta “madre”. Sólo debes seguir estos sencillos pasos: Corta una hoja grande y sana, y retira el tallo que la une a la planta.

Luego, realiza algunos cortes en los nervios principales de la hoja. Sitúa la hoja sobre una bandeja con tierra húmeda y sujétala con alambres doblados para que los cortes queden siempre en contacto con el substrato (también puedes sujetarla con piedras).

Deja la planta con su maceta en un sitio luminoso y fresco, asegúrate de que el substrato mantenga un poco de humedad. Al cabo de unas semanas verás aparecer hojas nuevas donde habías hecho los cortes en los nervios, mientras verás que la hoja original se va deteriorando. Espera a que las nuevas hojas crezcan algo más, luego puedes trasplántalas a las jardineras.

Puedes realizar este procedimiento de esquejado con cualquier tipo de begonia, pero te resultará más fácil con la Begonia Rex. Ahora ya has aprendido a multiplicar una begonia para tener muchas iguales. Sin duda, sus flores son muy bonitas por su color alegre.

cultivar-begonias-1

Hasta novecientas especies forman la familia Begoniáceas. Entre ellas hay plantas de interior, cultivadas por sus bellas flores, pero el jardín nos interesan las variedades que destacan por sus abundantes y coloridas flores. Aparecen entre primavera y otoño en especies anuales y bulbosas, y todo el año en el resto.

cultivar-begonias-2

Prefieren los climas suaves, sin temperaturas extremas, y caso todas resultan muy sensibles a los hongos de pudrición, porque les gusta disfrutar de un terreno fresco, pero bien drenado. La exposición ideal es la semisombra, el pleno sol puede dañar sus hojas y flores. Plantadas en el jardín destacan en macizos y arriates, aunque resultan muy válidas para jardineras y cestas colgantes. Entre las begonias de flor, para el jardín, destacan tres variedades:

cultivar-begonias-3

Begonia semperflorens: Anual idónea para macizos. Sus flores son de pequeño tamaño y forman tupidas masas de color muy vistosas, sobre todo en verano. Las hojas, carnosas, destacan por su tonalidad verde o marrón púrpura.

cultivar-begonias-4

Begonia tuberhybrida: Conocida como begonia tuberosa, posee un tallo carnoso subterráneo o tubérculo a partir del cual rebrota cada año. Sus flores son de gran tamaño y en una amplia gama de colores de fuerte intensidad. Hay variedades de flores sencillas, semi-llenas y llenas, que crecen de forma ininterrumpida durante 7 u 8 meses. Las hojas son alternas, casi triangulares, y de color verde intenso.

cultivar-begonias-5

Begonia elatior o xhyemalis: Destaca por sus flores grandes, dobles y presentes prácticamente durante todo el año, pero sobre todo en invierno, de ahí su gran valía ornamental en un momento de escasas flores. Además, hay variedades colgantes, con flores péndulas.

cultivar-begonias-6

En general necesitan una buena iluminación y admiten hasta el sol moderado. Sin embargo, en las regiones muy cálidas, no conviene situarla a plenos sol, es mejor que esté en sol-sombra, sobre todo si es variedad no tuberosa. Aunque no es muy exigente, resulta primordial que cuente con un drenaje perfecto, por su sensibilidad a los hongos de pudrición. Prefiere un suelo esponjoso y rico, cargado de humus, mantillo o turba.

cultivar-begonias-7

Durante la floración es aconsejable mantener el terreno húmedo, sin encharcar. Le conviene un riego espaciado, pero copiosos. La semperflorens se debe regar con más moderación y las plantadas en jardineras de manera más habitual. La Begonia tuberosa se puede propagar con tubérculos o esquejes y la semperflorens por semillas, en un lugar adecuado.

Las begonias, también conocidas como flor de azúcar, son muy fáciles de cultivar y lo puedes hacer en una maceta.

Cultivar begonias en una maceta
Comprueba que la maceta seleccionada posea agujeros de drenaje en la parte inferior.

Cultivar begonias en una maceta
Si la maceta no tiene orificios de salida, realiza una perforación central no muy grande.

Cultivar begonias en una maceta
Rellena la maceta con un sustrato obtenido a partir de mezclar: turba, corteza de pino y un poco de arena de río.

Cultivar begonias en una maceta
Introduce las semillas de begonia en el interior de la maceta, procura que queden cubiertas y centradas.

Cultivar begonias en una maceta
Sitúa la maceta en un sitio con iluminación natural pero que el sol no le dé directamente. No cambies las planta de lugar frecuentemente, puesto que son sensibles a los movimientos y los giros de la luz.

Cultivar begonias en una maceta
Controla la cantidad de riego. En verano riega un par de veces por semana y durante el invierno cada diez días.

Cultivar begonias en una maceta
La temperatura optima para cultivar las begonias debe ser entre los 15 y los 18ºC.

Cultivar begonias en una maceta
Cuando veas que la begonia ya ha enraizado, aplica un fertilizante para fortalecer el desarrollo de la planta.

Cultivar begonias en una maceta
Procura que haya una cierta humedad en el ambiente, si se encuentra en un lugar seco, rocía la planta con un poco de agua de forma indirecta para no mojar las flores.

Cultivar begonias en una maceta
Elimina las flores que se marchiten y no permitas que se formen semillas.