Consejos para el riego y abonado de plantas bulbosas
Las bulbosas son un grupo de plantas que está dividida en otros subgrupos, como los bulbos, cormos, tubérculos, rizomas, pseudobulbos o túberos. Al igual que con cualquier otro tipo de planta, necesitan cuidados específicos para que puedan desarrollarse al máximo y ofrecer su mayor esplendor. Hoy me gustaría centrarme en uno de sus cuidados más importantes: el riego.
Seguir leyendo

Cultivo de narcisos
Esta preciosa flor decorativa se conoce como ‘Narciso’, y es una de las plantas más cultivadas durante la primavera por su belleza y por fácil plantación y conservación.

Se trata de una planta bulbosa que debe plantarse en otoño para que vaya desarrollándose y finalmente florezca hacia la primavera, pues a pesar de que pueden vivir en lugares medio sombreados prefieren claramente el sol y no soportan las temperaturas exageradamente frías.
Seguir leyendo

Plantas bulbosas de primavera
Si en otoño hemos plantado bulbos en nuestro jardín, la espera bien habrá valido la pena: ahora empieza la temporada en la que las bulbosas florecen.

Así pues, en primavera-verano florecen las especies de la lista que viene a continuación. Tenlo en cuenta, pues así puedes planificar la plantación de sus bulbos el próximo otoño.

• Narciso – es una planta rústica, por lo que no necesita grandes cuidados. Quiere una exposición soleada y una tierra bien abonada. El suelo estará siempre ligeramente húmedo mientras dure la floración, aunque hay que regar menos cuando ésta cesa.
• Ranúnculo – en esta época nos regala unas flores preciosas, parecidas a las camelias pero más tupidas y de diferentes colores. Les gusta la semi-sombra.
• Jacinto – nos ofrece flores vistosísimas de diferentes colores: azul, rosa, blanco… Agota rápidamente el suelo en el que vive, por lo cual se recomienda cambiar los bulbos cada temporada. Sin embargo, un buen abonado obra milagros. Acepta la ubicación al sol y a semi-sombra.
• Tulipán – todos lo conocemos. Sus flores duran hasta tres semanas. Son plantas de clima frío, por lo que las heladas difícilmente le afectan. Necesita suelo húmedo.
• Anémona – florece generosamente. Las flores son muy coloridas y parecen silvestres. Necesita riegos frecuentes, casi diarios.
• Lirios – Sus grandes flores perfuman toda el área donde están plantados. Algunas variedades alcanzan casi el metro de altura.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de bulbosas de primavera florecen solamente durante esta estación, lo cual es una auténtica pena; desearíamos que aguantaran durante la estación cálida. Por ello, hay que planear la plantación en la zona de otras especies que florezcan en verano, para que la tierra no quede muy desnuda. De todas formas, compensa cultivar bulbosas: es muy gratificante ver como su despliegue de colores anuncia la primavera.

como-transplantar-bien-1

Cada tipo de planta necesita de unas pautas específicas para su transplante. En este artículo aprenderemos a elegir el momento del transplante y la manera de hacerlo en función de que sean vivaces, anuales, árboles, arbustos, plantas de interior o bulbosas.

Las plantas vivaces se caracterizan por ser herbáceas que viven durante varios años. Cuando invaden el macizo donde están situadas es el momento de pensar en su transplante. Para ello disponemos de un gran espacio de tiempo, desde la primavera hasta el otoño. Conviene hacerlo no solo por su crecimiento sino porque con este método, aplicada cada tres o cuatro años, conseguimos que no envejezcan. Para extraer la planta usaremos una horquilla y luego dividiremos en brotes con raíz. Abriremos un agujero para introducir cada uno de estos brotes por separado y luego afianzamos el terreno. Por último un buen riego facilitará su enraizamiento.

como-transplantar-bien-2

Las plantas anuales completan su ciclo vital en un año, de ahí su nombre. Existen de primavera, de verano y de otoño, en función de su momento de floración. Con las de primavera realizaremos el transplante en otoño; con las de verano, a mitad de la primavera; con las de otoño lo haremos en verano, es decir, una estación antes de su pleno desarrollo. Si vamos a plantarlas en una zona de césped se escoge el sitio y se recorta para dar la forma al macizo. Distribuiremos las plantas en hoyos separados y amplios, para regar abundantemente a continuación.

como-transplantar-bien-3

En los árboles y arbustos su transplante vendrá condicionado en función de si son perennes o caducos. Los caducifolios se transplantan a raíz limpia durante el invierno, cuando no tienen hojas. Los perennes pueden ser trasladados en cualquier época, si bien es mejor durante la época cálida, para que enraíce con más facilidad. En el suelo del jardín prepararemos un hoyo de tres o cuatro veces el volumen del cepellón. A continuación colocamos una capa de drenaje, otra de tierra abonada y situamos el cepellón en el centro. Posteriormente asentaremos la tierra con los pies y las manos, procurando que no queden bolsas de aire. Después de regar profusamente el terreno suele ceder por lo que añadiremos más tierra y formaremos un alcorque, que retendrá el agua.

como-transplantar-bien-4

Las plantas de interior que viven en maceta suelen generar tantas raíces que puede suponer un problema. Cuando sólo se mantiene turgente durante unas horas tras el riego, para mustiarse rápidamente a continuación es el momento del transplante. La mejor época es cuando hay temperaturas moderadas, es decir, ni en pleno invierno ni en mitad del verano, que es cuando está vegetando la planta. Un par de días antes se humedecen los ejemplares para que el cepellón se cohesione y sea más fácil su extracción. Preparamos la nueva maceta con una capa de gravilla en el fondo o algunos cascotes de ladrillo. Después de colocar el cepellón rellenamos con tierra, apretando firmemente pero sin prensar del todo. El mejor riego es el que podemos hacer introduciendo la maceta en un recipiente con agua que cubra hasta la mitad del contenedor, durante una o dos horas. Posteriormente repetiremos este riego durante dos o tres semanas la cantidad de veces que sea necesario, en función de la evaporación.

como-transplantar-bien-5

Las bulbosas se transplantan al jardín para naturalizarlas, después de haberse desarrollado en macetas. Cuando acaba su floración y antes de que termine su ciclo vital debemos preparar un hoyo del mismo tamaño del cepellón y proceder al traslado sin que las raíces sufran demasiado. Un riego abundante y un corte de las hojas secas cuando el bulbo termine de engordar nos garantizan el éxito.