Flores que soportan el calor
¿Tenías ganas de que llegara el verano? Seguro que sí, ¿verdad? Ésta es una de las estaciones más esperadas del año, ya que podemos dedicarnos a hacer actividades que durante el resto del año no podemos. Sin embargo, algunas de nuestras plantas no están tan “contentas” de la llegada de esta estación.

¿Está tu jardín listo para afrontar el verano? Estos últimos días han tenido que servirte para ponerlo todo a punto para que tus plantas y flores soporten el calor de la mejor forma posible. Aunque la mayor parte de especies sufren bastante durante esta temporada, hay otras que soportan muy bien el calor y nos ofrecerán color durante todo el verano. ¿Quieres conocer algunas de las plantas más resistentes?
Seguir leyendo

Plantar árboles frutales según la temperatura
Los árboles frutales son un precioso recurso para el jardín que además de darle un toque de lo más campechano nos benefician con jugosos frutos totalmente naturales que podemos tomar durante todo el año.

Sin embargo, no todos los árboles frutales permiten ser cultivados en cualquier tipo de climas, por lo que si te has encaprichado de plantar uno en concreto debes informarte antes para no cometer errores.
Seguir leyendo

Proteger del calor a las plantas de interior
Ya hemos visto algunos consejos para proteger las plantas del frío. Pero llega el verano y las tenemos que proteger del calor. Las plantas de interior son plantas que necesitan cuidados para que puedan desarrollarse sanas y fuertes. El sol y el viento en exposición directa pueden causarles mucho daño, lo que no implica que no puedan disfrutar del aire libre en situaciones climáticas favorables y tomando algunas precauciones para protegerlas.

Con algunos sencillos cuidados, podemos dejarlas afuera durante el día o temporadas completas sin temor que se dañen o enfermen. Una de las primeras recomendaciones es dejar en el patio, jardín o terraza cada cierto tiempo a las plantas de interior, para que tomen de manera directa luz y aire, lo que ayudará a su crecimiento. No obstante, tenemos que ser cautos de hacerlo en horarios que el sol no sea muy fuerte, mejor ubicarlas en algún lugar con media sombra.

Al mismo tiempo, podemos sacarlas a la luz durante la primera y el verano, o hasta que termine su período de floración. Teniendo en cuenta los consejos anteriores con respecto al lugar. Si el balcón, terraza o jardín está orientado hacia el norte, tiene poca luz y calor, podemos hasta sacar aquellas plantas más delicadas, sin temor a que el sol y el aire les haga daño.

Si por la posición el sol les da justo en el horario del mediodía, los rayos seguramente lastimaran a la planta. Por ese motivo, lo mejor es proveerle de algún tipo de sombra por medio de alguna tela o plástico colocado en soportes, o en la misma baranda de la terraza o balcón. En el jardín, algunos palos pueden ser útiles. Otra forma de que puedan estar al aire libre es colocar las plantas más pequeñas debajo de arbustos o árboles, y así aprovechar la sombra que ellos den.

golpe-calor-1

El sol es el mejor amigo de las plantas, pero puede convertirse también en su mayor enemigo. Para que se produzca un golpe de calor no es importante la temperatura a la que se llega, sino la diferencia que se alcanza en poco tiempo. En primavera o verano es normal pasar de 15ºC a 25ºC en incluso 30ºC. Esa subida brusca obliga a las plantas a incrementar su actividad de hidratación foliar para no quemarse, y al aumentar su transpiración, pierden agua por evaporación. Si no la recuperan, se produce un desequilibrio hídrico, que puede conllevar una fuerte desecación.

golpe-calor-2

Las plantas afectadas por el golpe de calor se reconocen bien. Aparecen lacias, al encontrarse las células sin agua, y presentan un follaje seco y enrojecido entre las nervaduras, mientras que la zona del limbo permanece verde. Las consecuencias más graves se dejan sentir en las frondosas, los ejemplares con un sistema radicular deficiente y los arbustos de bayas, como el espino de fuego o el acebo. Sus frutos requieren unas temperaturas suaves, por lo que un incremento brusco de calor completará el ciclo vegetativo antes, estropeándolos.

golpe-calor-3

Si en nuestra zona el golpe de calor suele darse todos los años, deberemos poner en marcha un plan preventivo. Primero seleccionaremos las plantas que mejor resisten este fenómeno: retamas, jaras, agracejos, cornejos, alisos y todas las aromáticas. Y en segundo lugar, mantendremos hidratado el suelo y tendremos a mano un sistema de difusión aéreo para mojar las plantas. Otra forma de prevenir su demoledora acción consiste en cubrir el suelo con acolchados de paja, corteza o plástico, y sombrear las plantas más sensibles durante las horas más insolación.

golpe-calor-4

A veces no llegamos a tiempo y tendremos que aplicar soluciones a posteriori. Esperaremos un tiempo, de dos semanas, para observar si el ejemplar brota de sus reservas. Si no es así, la única solución posible, y no siempre efectiva, es la poda. Sólo las especies leñosas, árboles y arbustos de hoja caduca, se pueden salvar. Lograremos que la savia se acumule en la zona de corte, provocando una nueva brotación de yemas, aparte de facilitar su recuperación con la eliminación de los tejidos muertos.

golpe-calor-5

Para asegurarnos de no sufrir riesgos, planificaremos nuestro jardín con especies resistentes a la sequía o xerófilas. Aguantan la subida de temperatura mejor que la mayoría de plantas. Entre ellas se encuentran muchos arbustos, vivaces y anuales, pero la mayoría son plantas crasas. Por supuesto las menos recomendables para estas situaciones de golpe de calor son las especies de climas húmedos, como las camelias, brezos y helechos.