Central Park, un pulmón para Nueva York
En pleno centro de Nueva York, entre los rascacielos de Manhattan, se encuentra el famosísimo Central Park, un parque con una extensión de unas cincuenta manzanas que se extiende como un gran rectángulo de vegetación que supone un pulmón para la ciudad de Nueva York.

Central Park surgió ante el gran aumento de población que había experimentado Nueva York a comienzos del siglo XIX y la ausencia de un lugar de esparcimiento. Las obras comenzaron en 1858, dirigidas por el arquitecto Calvert Vaux y el paisajista Frederick Law Olmsted, y se prolongaron durante veinte años.
Seguir leyendo