Clorosis férrica en las plantas
La clorosis férrica es uno de los problemas que se pueden presentar cuando estás cultivando plantas de tierra ácida como azaleas, camelas, hortensias o rododendros. Ese tipo de plantas requiere un sustrato de pH ácido para poder absorber el hierro que está en la tierra o se estropearán. Cuando las hojas tienen carencias de hierro se presenta la clorosis férrica, haciendo que se vuelvan amarillas.

Para poder estar a salvo de ese problema hay que equilibrar el pH del sustrato, añadiendo uno ácido o bien aportando quelato de hierro, que está especialmente diseñado para aportarle a las plantas las dosis de hierro que necesitan. Deberás espolvorear el contenido de un sobre en la base de la planta y después regar hasta que lo absorba, lo que hará que las hojas recuperen su color verde si es que ya han comenzado a perderlo.
Seguir leyendo