Cómo mantener el color de las hojas
Una planta bonita es aquella que nada más verla nos transmite energía y que da luz y color a los ambientes. Para que una planta variegada pueda lucir de esta manera, sin embargo, debemos saber conservarla bella, sana, y con un intenso color que llame la atención en el brillo y los contrastes cromáticos de verdes y amarillos.

Aunque las plantas pueden tener problemas derivados de las temperaturas, la intensidad y el colorido de las hojas no suele depender de esto sino de ciertos cuidados a los que a menudo no damos demasiada importancia.
Seguir leyendo

Un jardín muy colorido
Con el verano el colorido llega a nuestro jardín, lo que nos transmite alegría, composiciones de vivas tonalidades o especies llamativas que cautivan por su natural belleza y por su floración. Las últimas tendencias en decoración de jardines se inspiran en los paisajes del campo. Las especies vegetales que tienen un encanto natural propio, muestran un colorido original y presentan una estampa sencilla al tiempo que elegante.

El modelo campestre se puede adaptar perfectamente a las ciudades gracias a la utilización de plantas aromáticas, flores de temporada, bulbos silvestres o arbustos de floración estacional. También está de moda los antiguos jardines con rosaledas, con tradicionales arriates o con trepadoras. Cada estación tiene sus iconos del color. Con el verano se estrenan tonalidades renovadas.

Durante la primavera (meses de abril y mayo), el jardín presenta un colorido fugaz, propio del la floración de esta estación. Sin embargo, el verano trae un amplio abanico de matices de larga duración, con especies resistentes al calor y aromas maravillosos. Sin embargo, por lo general, no conviene abusar mucho del color. Es preferible plantearlo con cierta sutileza y sin excesivas mezclas.

Las composiciones de plantas pueden llegar a ser muy variadas, pero es importante conseguir la armonía deseada. Resultan muy interesantes las composiciones cromáticas afines, es decir, aquéllas en las que ningún elemento destaca en exceso sobre los demás. Además, existen algunos trucos que puedes utilizar para sacar el máximo partido a la decoración de tu jardín.

Por ejemplo, el color blanco amortigua en cierta medida las mezclas y sirve para poner una nota de calma en el jardín, puedes hacer la prueba con la campiña. Verás como las tonalidades se agrupan de manera natural, formando mantos de flor delicados y perfectamente integrados en el paisaje. De esta forma, debes tomar el ejemplo del campo a la hora de disponer las flores en tu jardín. Lo importante es no crear espacios con sobresaltos visuales. Para conseguirlo, es preferible que te decantes por mezclas de color calmadas y sin contrastes bruscos. La composición estará determinada en gran medida por el estilo y la intención que pretendas dar a tu jardín.

Dispones de un gran número de opciones para de decorar un jardín, desde los diseños de vanguardia a los jardines silvestres. Sin embargo, el diseño del jardín familiar suele tiene que estar a corde con los gustos personales, así como por los olores que recuerdas de la infancia, y las preferencias geográficas de las especies. No olvides que el jardín suele ser un espacio para las emociones y para disfrutar con los cinco sentidos.

Las plantas son la esencia de cualquier jardín, o al menos de los diseños con estilo. Cada época del año tiene sus protagonistas, pero dependerá mucho de las diferentes zonas geográficas, ya que en cada una hay una serie de plantas que se adaptan mejor que otras. Una planta aporta carácter al diseño del jardín. Puede servir para enmarcar un rincón, adornan una fachada, pueden tapizar el manto, decorar un sendero, complementar una valla o crear un punto de máxima atención en el diseño entre la gran variedad de plantas que existen.

Los colores inundan el jardín
El estilo campestre de jardín se puede adaptar también a las ciudades gracias a la plantación de flores de temporada y bulbos silvestres. En los campos crecen las especies vegetales en estado salvaje, por lo que tienen un encanto natural propio, pues habitualmente muestran un colorido muy original. Este modelo floreado se puede adaptar perfectamente a la gran ciudad gracias a la utilización de plantas aromáticas, flores variadas, bulbos o arbustos de floración estacional. Al igual que se alzan los antiguos jardines con rosaledas, con tradicionales arriates o con trepadoras.

Con la llegada del verano las tonalidades se renuevan. Durante los meses de abril y mayo, el jardín presenta un colorido muy especial que salta a la vista, propio del la floración de esta estación. Sin embargo, con la llegada del verano trae un amplio abanico de matices de larga duración, con especies resistentes al calor y aromas perfumados que maravillan a cualquiera.

El propio diseño del jardín nos dará las pautas para ubicarlo en el lugar más adecuado. Lo más conveniente es plantear el color con cierta sutileza y sin muchas mezclas para no marear. No obstante, esto no siempre es fácil, ya que se suele pensar que un jardín sin flores no es un jardín perfecto, dando la sensación de que falta algo, de vacío. El término medio consiste en utilizar plantas floridas en los espacios donde sea exclusivamente necesario. El resto es preferible que lo rellenes con diferentes gamas de verde, que también pueden ser atractivas y muy prácticas.

Las mezclas más interesantes serán las composiciones cromáticas similares, o las que ningún elemento destaca en exceso sobre los demás. Además, existen algunos trucos que puedes utilizar para sacar el máximo partido a la decoración de tu jardín. Por ejemplo, los tonos blancos amortiguan en cierta medida las mezclas y sirve para poner una nota de calma en el jardín.

Una de las tendencias más extendidas en la actualidad es pretender acaparar una gama cromática amplia en espacios reducidos. Sin embargo, es preferible restringir el abanico de tonos de modo que consigas crear un diseño sencillo y fácil de mantener. Además, el jardín suele ser un espacio para las emociones y para disfrutar con los cinco sentidos. Es por eso que tanto los colores como el perfume van de la mano.

Dar alegría al jardín
Con el cambio de las estaciones la naturaleza se ha vuelto más caprichosa, las plantas han alterado su ciclo vital, por lo que cada vez es más complicado ver un jardín florido. Las flores sirven para decorar cualquier jardín. Si deseas que el tuyo luzca con todo su esplendor toma nota de estos consejos para que siga siendo el jardín de la alegría.

Lo primero es elegir las plantas, la elección debe ir acorde con el gusto y personalidad de cada uno. Sin embargo, es recomendable tener en cuenta algunas cosas para que el éxito esté garantizado. Teniendo en cuenta esta lista de ideas las plantas estarán con seguridad bien ubicadas:

■ Escoge mejor formas irregulares: Los macizos cuadrados, rectangulares o redondos pueden ser un poco aburridos o sosos. Mejor decidete por los ovalados, colocalos en posición diagonal o curva para dotar de más movimiento al jardín, así conseguirás dar un toque más silvestre al jardín.

■ La combinación de las texturas: Es un factor clave, cuanto más variadas sean las distintas plantas que forman el macizo, más interés visual despertarán y su atractivo será mayor. Intenta combinar especies puntiagudas y con espinas como las de los cardos con las de formas sinuosas y delicadas. Verás como el efecto es bastante interesante.

■ Respecto a los colores es ideal que combines tonos de la misma gama, para dar una uniformidad. Para asegurar la elegancia del macizo combina los tonos de las flores con los de los distintos follajes, opta por los contrastes entre ramas y flores.

■ La temporada de plantación habrá que distribuirla en diferentes etapas para que luego se equipare el crecimiento del total de las plantas. Por ejemplo, las plantas perennes es bueno plantarlas a finales del mes de abril o principios de mayo.

■ Si agrupas cada macizo de especies diferentes alturas reserva las más esbeltas o altas para el interior del macizo y las más reducidas para los bordes de fuera. Prueba de colocar flores más densas para crear más volumen.

■ Si quieres añadir aroma y color apuesta por plantas enredaderas y trepadoras que puedes colocar sobre vallas, muros o para cubrir el techo de pérgolas, porches y túneles.

■ En todo jardín no pueden faltar grupos de rosas, seguro que tendrán un encanto especial. Mientras que para los espacios sobrantes se podrá rellenar con diminutas flores, tipo margaritas. Respecto al tamaño tampoco es bueno que sean demasiado grandes para no saturar.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Los colores suelen determinar la belleza de una planta, además ejercen un impacto visual que modifica el ánimo de las personas generando distintas sensaciones y emociones.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Los colores como el amarillo, naranja y rojo proporcionan euforia y alegría, ideal para espacios cercanos a la piscina, pistas de juego o lugares de actividad física.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Los colores pastel tipo lila, rosa o blanco crean un ambiente de calma y serenidad, perfecto para lograr emociones de pasividad y reflexión.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Los tonos cálidos como el rojo, naranja o amarillo son colores fuertes que acortan el espacio por lo que no es recomendable colocarlos al fondo del jardín.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
A medida que te vas alejando del jardín planta flores con tonos cada vez más fríos. Puedes empezar con rosas, lilas y morados hasta terminar con los blancos, azules y grises.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Una buena idea es combinar la amplia variedad de tonos verdes que existen entre las plantas que suelen ir desde los claros y oscuros hasta los plateados, bronceados y amarillentos. Un jardín verde siempre es elegante y bonito.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
No llenes tu jardín de colores, especialmente si el espacio es reducido. Es mejor una pequeña gama de colores y resaltar dos o tres colores básicos que hagan conjunto entre ellos. Otra buena solución es crear un jardín monocromático, donde sólo se combinan especies de una sola tonalidad, por ejemplo un jardín blanco o un jardín azul.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Combina las especies de plantas logrando contrastes impactantes que rompan con la monotonía y conviertan el jardín en un sitio original.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
No olvides que el entorno del jardín, las paredes, los muros o las plantas de vecinos también juegan un papel importante en el diseño general del jardín.

Los colores de las plantas para decorar el jardín
Sobre las fachadas blancas o de colores claros coloca plantas muy coloridas que resalten, así conseguirás generar emociones positivas y restar protagonismo a las feas paredes.