Cuidados de la costilla de Adán
La costilla de Adán es una especie de trepadora que tiene el tallo muy grueso y las hojas muy grandes, llegando a alcanzar los 90 centímetros de largo y los 80 de ancho. El fruto suele ser tóxico en las primeras fructificaciones ya que tiene mucho ácido oxálico, lo que puede ocasionar dolores, irritaciones y pérdida pasajera de la voz. Después de un año de cultivo ya es totalmente seguro ingerirlo.

Es una planta que se cultiva especialmente en zonas de selvas tropicales pero que puede desarrollarse bien en otras si se cumplen ciertos requisitos. Toma nota de los cuidados de la costilla de Adán:
Seguir leyendo