Evita encharcamientos con un buen drenaje
Si durante los últimos días has notado que tienes problemas de encharcamiento en el jardín, significará que éste no ha drenado de forma natural, lo que significará que tendrás que instalar un sistema de drenaje artificial.

Estos sistemas consisten básicamente en tubos de drenaje que sirven para que el agua se evacue. Se trata de tubos que no son totalmente opacos y que tienen pequeños agujeros por los que entra el agua y, de esta manera, se puede transportar el agua sobrante de jardín. ¿Quieres saber cómo instalar este tipo de sistema? ¡Pues atento!
Seguir leyendo

Cómo mejorar el drenaje de las plantas en macetas
Seguro que en alguna ocasión te ha ocurrido que, al regar una planta, el agua se ha quedado encharcada en la parte superior de la tierra. Esto suele deberse a que el sustrato no puede evacuar el agua sobrante, lo que a su vez provoca que las raíces se asfixien en el agua estancada. El resultado más probable es que las raíces y, posteriormente, la planta entera, se pudran.

Para que esto no ocurra, hay que facilitar el drenaje del agua. Hoy en Jardín Plantas queremos echarte una mano con esta tarea y, por eso, vamos a darte unos cuantos consejos para mejorar el drenaje de tus plantas en macetas. ¿Estás listo? ¡Pues vamos allá!
Seguir leyendo

Cómo facilitar el drenaje de las plantas
El riego es uno de los cuidados fundamentales en las plantas, por lo que es muy importante saber y tener en cuenta que en muchas ocasiones el agua se queda en la parte superior de la tierra. Eso hace que se encharque, con lo que la planta se puede estropear, así que hay que conseguir un buen drenaje para que el agua fluya y no se asfixien las raíces con el agua estancada.

Para evitar que la planta se encharque se pueden hacer unas cuantas cosas, lo que viene a ser facilitar un buen drenaje. Entre otras cosas, puedes colocar piedras en el fondo de la maceta o añadirle al sustrato elementos como mantillo, compost o turba. Toma nota de unos cuantos consejos para conseguir un buen drenaje en cualquier planta:
Seguir leyendo

El drenaje en las macetas
A veces, al regar una planta, el agua puede quedar encharcada en la parte superior de la tierra, algo que suele ocurrir porque el sustrato no puede evacuar el agua sobrante. En estos casos, las raíces se asfixian en el agua estancada, por lo que pueden pudrirse. Para que esto no ocurra es importante facilitar el drenaje del agua.

Uno de los mayores problemas que pueden surgir a la hora de plantar en macetas es la falta de drenaje. Para que esto no ocurra se puede mejorar el sistema de drenaje que tienes en los tiestos. Te explicamos cómo a continuación.
Seguir leyendo

Consejos para mejorar el drenaje del suelo
El drenaje es un aspecto muy importante y que influye de manera definitiva en el correcto desarrollo de tus plantas, árboles o cultivos. Tener un mal drenaje puede acarrear diferentes problemas e incluso el importante deterioro de las plantas. Si te das cuenta de que el drenaje es malo deberás tomar una serie de medidas para poder mejorarlo y que así el agua pueda fluir de la manera que le corresponde. En el caso de que fuera realmente malo deberías instalar tuberías de drenaje, pero tendría que ser ya como último remedio.

Toma nota de estos consejos para poder mejorar el drenaje:
Seguir leyendo

Problemas con el drenaje
En jardinería, el drenaje del suelo es un concepto directamente vinculado con el exceso de agua en los terrenos y la capacidad de los mismos para administrarla de la mejor forma sin encharcar el suelo.

Sin embargo, no todos los espacios y tipos de tierra son buenos en este sentido y a menudo supondrán problemas que perjudicarán a nuestros ejemplares llegando incluso a acabar con ellos.
Seguir leyendo

riego-mas-necesario-otoño

Durante el otoño no es necesario hacer grandes riegos, siempre y cuando llueve. Basta con tener las plantas hidratadas con riegos ligeros desde finales de verano para que nuestro jardín conserve una humedad óptima. De esta forma estimularemos la mayor duración de las floraciones y conservaremos el nuevo follaje algo más de tiempo, provocando la caída más tardía de las hojas.

En el inicio de la estación conviene ir espaciando los riegos en el jardín, salvo en el caso de que se presente un otoño seco, en que podrían peligrar los trasplantes, el césped recién sembrado y los árboles y arbustos perennifolios, si no reciben el agua que necesitan. Regaremos una o dos veces por semana. En las plantas de flor hay que evitar mojar el follaje y las flores, porque las hace vulnerables a los hongos.

El exceso de agua en el medio de las plantas es un problema y la recuperación es dificultosa. Para evitarlo, antes de plan comprobamos si hace falta mejorar el drenaje con la adición de materias orgánicas ( turba, compost, mantillo,…) o inorgánicas ( gravilla, arena de río,…). En las macetas dispondremos de una capa de cascotes en el fondo para que el agua sobrante no quede retenida.

Al terminar el verano la utilidad del goteo es mínima y, en invierno, hasta podría estropearse si se queda en el exterior. Podemos enrollar y atar cada tubería por separado, taponando los extremos para que no entre ningún elemento que pueda obstruirlas, y almacenarlas en el cobertizo. Los primeros tramos de cañería, donde están el distribuidor y el programador, pueden permanecer fuera si se tapan.

Cualquier especie que esté ahora produciendo flores necesita más cantidad de agua que el resto. Es el caso de crisantemos, ásteres, rudbequias, brezos y otras muchas. Asimismo, los ejemplares plantados en maceta no suelen siquiera disfrutar del agua de la lluvia, que apenas cala en los sustratos. Si nuestras flores están plantadas en maceta, removeremos con una horquilla el sustrato y esparciremos un fertilizante rico en potasio, tendremos un colorido espectacular.

Otras pequeñas cosas que podemos hacer, por ejemplo, es mojar los acolchados en las horas más frías para que se forme una capa de hielo, que evitará que la temperatura debajo de ellos baje de cero grados, o regar profusamente los arbustos de hoja perenne debido a su capacidad para evaporar agua por transpiración a través de sus hojas incluso en invierno.