salvar-pendiente-jardin

En el diseño de un jardín en pendiente desempeñan un papel básico la imaginación y la iniciativa, ya que su construcción entraña más dificultades que la de un jardín plano, pero a la vez ofrece enormes posibilidades. Crear una serie de cambios de nivel significa construir muros de contención, escaleras, rocallas, terrazas y rampas, que proporcionarán zonas llana utilizables. Hay que tener en cuenta que un jardín con desnivel en subida tiende a acortar la sensación visual de espacio, mientras que uno en bajada provoca el efecto contrario. Los jardines en pendiente requieren también la construcción de caminos para el acceso y el mantenimiento.

La rocalla es una solución ideal para los terrenos en pendiente, ya que es decorativa y permite el cultivo de ciertas especies, como las vivaces alpinas. Aunque también se pueden incluir bulbosas, bienales, arbustos enanos, etc. Es importante preparar el terreno antes de instalarla, eliminando las malezas y otros residuos y dotándolo de un buen drenaje. Los elementos básicos para su construcción son las piedras. Para la estructura principal se necesitan de 40×60 centímetros y más pequeñas para rellenar los huecos. Tras poner las piedras, se planta y se cubre la superficie con corteza fina, cáscaras o gravilla. Es importante elegir especies que florezcan en diferentes épocas del año. Para que la rocallas esté bella todo el año, es necesario eliminar las malas hierbas, regar más durante las primeras semanas, recortar las flores marchitas y acolchar.

Las escaleras se utilizan para unir diferentes partes del jardín, pero también para salvar un desnivel y crear áreas de visita en terrenos que están en pendiente. Si están cerca de la cas tendrán una línea formal, con materiales que armonicen con ella. Si están alejados, se puede optar por troncos, traviesas, piedra natural y similares. Hay que tener en cuenta que los escalones tienen que ser anchos, de 80-100 centímetros, con una altura de 10-18 centímetros y una profundidad de 45 centímetros. Para saber el número de escalones que se han de construir, se divide la altura de la ladera por la de una contrahuella ( el espacio vertical del escalón).

Un macizo elevado sirve para el cultivo de plantas en una zona pavimentada o en medio de escaleras o de un cambio de nivel . Si se construye un parterre elevado para retener una pendiente hay que incorporar un drenaje adecuado a intervalos regulares. Hay que diseñarlo de forma que armonice con los alrededores y con materiales como madera o piedra. El fondo hay que llenarlo con una capa de unos 15 centímetros de base dura. Se tapa con una membrana geotextil y se rellena con tierra.