escaleras-jardin-1

A menudo nos encontramos con desniveles en el terreno que nos obligan a instalar escaleras para superarlos. Estos elementos deben tener un tamaño acorde con el entorno, es decir, en jardines pequeños es aconsejable que no se vean demasiado y que estén mimetizadas con el entorno. Los dos principales requisitos que las escaleras deben cumplir son la seguridad y que tengan una estética agradable.

escaleras-jardin-2

Incluso cuando no son muy altas, es indispensable que sean estables y seguras. Se aconseja dar una ligera inclinación a los peldaños, para permitir que el agua de lluvia resbale y evitar de esta forma que se vuelvan resbaladizos o que, en invierno, se hielen. Además, aparte de ser seguras, las escaleras deben conseguir dar la impresión de serlo, no conviene superar grandes desniveles en poco espacio sin algún tipo de protección, aunque sólo sea visual.

escaleras-jardin-3

Existen reglas bastante precisas respecto a las medidas de la altura y el fondo de los peldaños. Peldaños menos altos y más profundos, además de ser más cómodos, suavizan las líneas y evitan un impacto demasiado agresivo.

Para que una escalera pueda integrarse de forma armoniosa en el contexto del jardín debe tener un tamaño proporcional al de la casa, al de las demás estructuras y al del propio jardín. Si, por ejemplo, de la escalera parte un sendero, los dos han de tener la misma anchura; si el recorrido llega hasta un prado, hay que respetar las proporciones.

escaleras-jardin-4

Nada nos impide jugar con la fantasía para diseñar el perfil de los peldaños, y podemos recurrir a líneas originales. No existe, de hecho, sólo la línea recta, y los peldaños pueden ser semicirculares, pueden tener los ángulos recortados de forma que presenten cinco o siete lados, etc., pero siempre debe haber una relación con el carácter y las líneas dominantes del jardín.

escaleras-jardin-5

Cuando los escaleras están adaptadas a un muro de contención, el material tiene que ser el mismo. Si, en cambio, está colocado sobre una superficie cubierta de hierba, se pueden encontrar también otras soluciones: la más indicada consiste en acabar el borde con piedras o ladrillos, dejando la hierba en la parte interna, pero trabajando siempre en estrecha relación con los materiales de la casa y de los senderos.

escaleras-jardin-6

La forma en que se dispone la vegetación influye mucho en el resultado final. Algunas plantas colocadas en los intersticios y a los lados, de forma irregular y dejando que invadan libremente un poco la escalera, suavizan las líneas y le confieren un aspecto espontáneo, adaptado a los jardines de campo. Un borde regular resalta más la escalera, dándole mayor importancia.