Flores de interior fáciles de cultivar
Las plantas y las flores de interior no solo darán vida a tu hogar, contribuyendo a la decoración del ambiente, sino que te ofrecerán un montón de beneficios para la salud, como la purificación del aire o el aumento de la humedad. Sin embargo, el ritmo de vida actual hace imposible que la mayoría puede dedicarle el tiempo necesario a las plantas.

Pero a pesar de la falta de tiempo, no se debe renunciar a tener parte de la naturaleza dentro de la vivienda. La clave está en encontrar las mejores variedades para tu hogar. De hecho existen una gran variedad de flores de interior que son fáciles de cultivar, exigiendo una atención mínima. Te hablamos de algunas de ellas a continuación.
Seguir leyendo

sencillo-1

Cuando se dispone de poco tiempo para mantener un jardín, es mejor optar por un diseño sencillo, con plantas resistentes y técnicas que permitan reducir el trabajo que hay que realizar.

Si compramos árboles jóvenes en vez de grandes ejemplares su plantación será más sencilla y podemos contener su crecimiento así como formarlos de manera que luego no supongan un gran gasto de tiempo y dinero. A la hora de escoger arbustos optaremos por elegir los que requieren de pocas podas y los mezclaremos con plantas vivaces que no necesiten de protección en invierno.

sencillo-2

Aquellas plantas que precisen de tutores deberían descartarse y seleccionaremos las más resistentes a la sequía, como la euforbias, sedum, tomillo, etc..Por supuesto es mejor ubicarlas directamente en la tierra y no en macetas, que necesitan más cuidados y atención. En caso de que las tengamos en recipientes tendremos que trasladarlas a zonas sombreadas en verano, para espaciar los riegos y disponerlas en grupo para favorecer la creación de un microclima

El césped, salvo que sea algo a lo que no queremos renunciar, es mejor sustituirlo por especies tapizantes, que dan menos trabajo. Para el riego instalaremos un sistema automático con programador, usando aspersores y difusores para las grandes superficies y sistemas de goteo para las plantaciones de borduras y arbustos.

sencillo-3

Abonar es otra tarea que deberemos controlar ya que un crecimiento excesivo supone más tiempo de mantenimiento y mayor cantidad de agua necesaria. Aquellas plantas que son autóctonas, como muchas aromáticas y bulbosas son más resistentes a la sequía y las plagas.

Acolchar el terreno con materiales orgánicos o inorgánicos supone espaciar más los riegos y pasar menos tiempo eliminando malas hierbas. Si preparamos una bordura o parterre es mejor labrar y limpiar el terreno de hierbas para, a continuación, esparcir una capa gruesa de gravilla o corteza de pino. Cuando hagamos la plantación retiraremos una capa de estos materiales, cavamos y plantamos y volvemos a cubrir el suelo con la grava o la corteza, tardará mucho más tiempo en precisar de nuestra atención.