Cultivo de la hiedra común
La hiedra común es una de las plantas más utilizadas en el diseño de jardines, y es que esta trepadora es capaz de proporcionar un encanto fuera de lo común cubriendo todo tipo de columnas, pérgolas, vallas o muros.

Este ejemplar de la familia de las Araliáceas procede de muy distintos orígenes de todo el mundo (Europa, Asia o África), por lo que se cultiva sin problemas en muy variadas condiciones.

¿Te gustaría decorar tu jardín con una de estas? Echa un vistazo a los consejos de cultivo y ponte ya manos a la obra.
Seguir leyendo

Tipos de hiedra
Cubrir muros, ocultar vallas, decorar exteriores… La hiedra es una de las trepadoras más hermosas que encontramos a día de hoy, una especie sencilla y elegante que da un toque romántico y acogedor allí donde se encuentre.

Pero, ¿entre cuántos tipos de hiedra deberíamos decidirnos para el jardín? A continuación te echamos una mano dejándote un listado con la mayoría de ellas.
Seguir leyendo

Cuidados de la hiedra
La hiedra es una planta trepadora de hojas perennes que se utiliza en muchas ocasiones como planta medicinal, aunque hay que tener mucho cuidado ya que en América hay especies de esta planta que son venenosas. Si quieres saber qué cuidados necesita sigue leyendo:

– Tamaño: La mayoría de las hiedras únicamente alcanzan los 60 centímetros de altura, pero si despuntan bien se hacen más compactas y pueden alcanzar un diámetro de 47 centímetros.
Seguir leyendo

La hiedra, una trepadora para todo el año
Para dar sombra recubriendo estructuras metálicas o de madera, para tapar muros no muy bonitos, para recubrir terraplenes ayudando a fijar la tierra y evitando que caiga… o simple y llanamente para decorar. Las trepadoras de hoja perenne alegrarán nuestro jardín, proporcionando en verano un agradable frescor, sin olvidar las preciosas flores de algunas variedades. Y en invierno seguirán alegrándolo, lo cual es de agradecer en una época en la que muchas plantas y árboles pierden sus hojas, dejando el jardín muy desnudo.

La hiedra es la trepadora perenne protagonista, por lo vistosa que es, lo rápidamente que crece y los pocos cuidados que requiere.
Algunas de las variedades de hiedra más utilizadas son:
— La hiedra común o Hedera Helix, que es la que suele encontrarse en los bosques peninsulares. Sus hojas son verde oscuro. Es muy resistente: aguanta temperaturas bajo cero, aunque el verano no le gusta mucho y menos si está situada a pleno sol, en cuyo caso será conveniente regar las hojas a última hora de la tarde (para que el sol no las queme). Le gustan los suelos calizos.
Hay que revisar con periodicidad los muros que cubre, puesto que cuando la hiedra tiene muchos años los tallos son muy leñosos y fuertes; también pueden introducirse las ramitas en las rendijas del muro, agrietándolo, aunque he visto hiedras muy viejas cubriendo muros que, a pesar del tiempo que llevan tapados, aguantan en perfecto estado.
Se reproduce mediante esquejes que tengan raíces aéreas.

Hay otras variedades de hiedra:
— Hiedra canaria (o matizada) o Hedera canariensis. A diferencia de la hiedra común, ésta crece a pleno sol, pero no aguanta bien las bajas temperaturas; no en vano es originaria de África y de las islas Canarias.
— Hiedra de Persia o Hedera colchica. Destaca por sus enormes hojas, de un palmo de longitud, verdes o con zonas amarillas. Crece a pleno sol o en semi-sombra. Necesita menos agua que sus parientes. Como a la canaria, tampoco le gustan las heladas.

Aquellas plantas que son capaces de recubrir totalmente el suelo de manera frondosa son llamadas tapizantes. Por lo tanto no se trata de una categoría de plantas sino de especies de las que se explotan ciertas particularidades.

tapizantes-1

Dependiendo del sistema de crecimiento que tiene la planta en cuestión, podemos distinguir distintos tipos de tapizantes:

Las que se ensanchan en forma de corona alrededor de una raíz central ( milenrama o el tomillo).

tapizantes-2

Las que se extienden a través de estolones ( como el Hypericum calycinum).

Los arbustos que se desarrollan más a lo ancho que a lo alto, con ramas largas y caídas ( como el romero rastrero).

tapizantes-3

Las trepadoras que aprovechan la posición horizontal para su desarrollo ( como la hiedra, clemátide y madreselva).

tapizantes-4

Estas plantas suponen una interesante alternativa al pavimento o al césped, sobre todo en aquellas situaciones en las que es mejor descartar las otras. Zonas oscuras bajo árboles frondosos, lugares escarpados o de difícil acceso con el cortacésped, esquinas castigadas por el sol o el viento son ideales para ciertas tapizantes y nos permitirán mejorar la estética por un bajo coste.

tapizantes-5

Si elegimos correctamente pueden servir como elemento corrector de deficiencias estéticas de otras plantas. En el caso de arbustos que tienden a perder sus hojas en la parte inferior nos permitirá disimular esta característica y en aquellas zonas de vegetación alta y oscura podremos aportar luminosidad con especies de follaje claro.

tapizantes-6


Para cada tipo de zona existe una especie más apropiada pero en general hay unas normas básicas para obtener un recubrimiento espeso y homogéneo:

Trabajar el suelo y limpiarlo de hierbas antes de la plantación.

Dejar un espacio entre las plantas teniendo en cuenta su futuro desarrollo ya que algunas un exceso de densidad nos obligará a extraer algunas después de unos años y un defecto de plantas dejará a la vista lo que se pretende cubrir.

tapizantes-7

Extraer sistemáticamente las malas hierbas hasta que las plantas hayan cubierto toda la zona, usando como sistema de ayuda una ligera capa de corteza de pino. Una vez plenamente desarrolladas impedirán el paso de la luz y la tarea de mantenimiento se reducirá al riego y la contención de su crecimiento en función de lo que deseemos.