Cultivar frutas y verduras ecológicas
Me alegra saber cómo poco a poco las personas empiezan a concienciarse de la importancia que tiene cuidar el medio ambiente y ya no se conforman con reciclar únicamente sino que también se centran en la alimentación y optan por cultivan frutas y verduras ecológicas en el hogar. ¡Es una idea estupenda! Porque además de contribuir al medio ambiente y de cuidar el planeta estarás cultivando tus propios alimentos ¡para alimentarte a ti y a tu familia!

Hay razones obvias y es que en el mercado es muy complicado comprar fruta y verdura ecológica todo está demasiado procesado y parece que algunos alimentos nada tengan que ver con el proceso natural ¡incluso el sabor cambia! Además cultivar y plantar frutas y verduras ecológicas es más fácil de lo que te puedas imaginar porque podrás hacerlo en tu propia casa sin necesidad de tener un gran huerto.
Seguir leyendo

Consejos para tener un huerto orgánico en tu casa
Si quieres tener un huerto orgánico en tu casa no te preocupes porque querer es poder por lo que no te tiene que importar si tienes más o menos espacio, porque con que tengas un poco de espacio exterior donde haya sol será más que suficiente para poder conseguirlo, después únicamente tendrás que darle mucho cariño y amor.

Si te sientes desorientado en conseguir tu huerto orgánico para tu casa no te preocupes porque hoy quiero darte algunos consejos para conseguirlo y que además, sea todo un éxito y estés orgulloso de los resultados, pero recuerda que la constancia y el cariño es la base principal para poder empezar.
Seguir leyendo

Tener un jardín respetuoso con el medio ambiente
Tener un jardín es algo bueno para el medio ambiente, pero no siempre es así. El empleo masivo de insecticidas, herbicidas o fungicidas o el consumo excesivo de agua en el riego, son los principales signos de poco respeto al medio ambiente, y por los cuales tu jardín puede convertirse en algo dañino para el entorno natural. Por ello proponemos un nuevo modo de construir jardines de una forma respetuosa con el entorno. Son los jardines ecológicos.

La jardinería ecológica es aquella que aprovecha los medios que la propia naturaleza ofrece para desarrollar una actitud respetuosa con el entorno. De este modo se fomentan unos hábitos y actitudes que colaboran en la conservación y protección del medio ambiente y de la salud.

Con esta actividad se persigue la búsqueda de la biodiversidad, minimizando los problemas observados en la jardinería convencional como serían las plagas, el no aprovechamiento de los residuos vegetales o el consumo excesivo de agua, especialmente grave cuando se emplean plantas que la necesitan en abundancia en zonas donde escasea.

Existe la posibilidad de convertir un jardín convencional en un jardín ecológico. Para ello hay que imitar a la propia naturaleza y así conseguiremos que todas las especies, las plantas y la fauna crezcan en armonía. En el diseño del espacio hay que tener en cuenta varios factores como la orientación de las zonas de sombra o los vientos dominantes. Podemos incluir el uso de recipientes como tinajas, cántaros rotos o recipientes inusuales que reciclemos siempre que no hayan sido tóxicos.

Por otro lado, destacar que cada suelo tiene una constitución diferente ya que puede ser arcilloso, arenoso, pedregoso o limoso. Las plantas necesitan tierra rica y suelta para desarrollar sus raíces. Al remover la tierra, hay que cavarla y voltearla con cuidado no más de veinte centímetros de profundidad. Su enriquecimiento con mantillo evita la evaporación, manteniendo el suelo húmedo y suelto.

Por último, si tenemos suficiente espacio podemos reservarlo para un pequeño huerto de verduras y hortalizas. Otra idea es instalar un estanque mediante el reciclaje del agua de lluvia.

Las mariquitas, aliadas del huerto y del jardín
Si nuestro jardín o huerto son ecológicos, hemos de buscar alternativas a los productos insecticidas convencionales, alternativas que se encuentran en la naturaleza, pero que no siempre es fácil encontrar.

El pulgón es un insecto que devora muchas especies de huerto y jardín; por poner un ejemplo, una plaga de pulgones puede atacar gravemente a los rosales. Pero para la agricultura y jardinería ecológicas, los pulgones no representan ningún problema, pues cuentan con un enemigo natural: la mariquita.

Grandes devoradoras de pulgones, tanto verdes como negros, las mariquitas adultas pueden comer hasta cien diarios y su larva hasta cincuenta. Por eso, la mariquita forma parte de los llamados “animales auxiliares”, es decir, de la fauna que, en la naturaleza, desempeña la función de depredadora de los parásitos de las plantas.

Las mariquitas suelen comer sólo pulgones y algún que otro insecto como insectos escamosos y ácaros. Tanto las adultas como las larvas viven en las plantas que tienen pulgones. La ventaja de las larvas es que una vez saciadas de pulgones permanecen en el lugar, no como las adultas que vuelan a otro lugar.

Pero ¿cómo conseguir mariquitas? En este mundo nuestro cada vez más saturado de pesticidas, es una tarea difícil encontrar mariquitas, a no ser que hagamos una excursión a una zona campestre. De todas formas, pueden comprarse en grandes establecimientos de jardinería. En algunas grandes superficies dedicadas a la juguetería venden unos kits de observación de mariquitas; para el caso nos van a servir igual. No os recomiendo comprarlas por internet, pues puede suceder que lleguen a vuestra casa muertas. Aseguraos de que las mariquitas que compréis sean oriundas de Europa, no sea que contribuyamos a propagar especies foráneas…