Un buen truco para conservar la humedad en las plantas
¿Sabías que la presencia de una segunda planta en una maceta puede tener consecuencias muy positivas para los ejemplares? Sí, ya sabemos que lo habitual es colocar una planta por maceta, pero de esta manera, al estar aislada, el ejemplar pierde humedad de forma mucho más fácil que si compartiera el espacio con otros ejemplares, ya que una gran parte del agua del riego se evapora y no es aprovechada por ella.

Por eso, si pones dos plantas en una misma maceta podrás ayudar a crear un microclima que permite aprovechar más y mejor el agua de riego y la humedad del ambiente. ¿Quieres más detalles sobre el tema? ¡Pues atento a lo que te contamos a continuación!
Seguir leyendo

Cómo aumentar la humedad del ambiente
La mayoría de las plantas de interior inician con la llegada del invierno su parada vegetativa, lo que quiere decir que el ritmo biológico de estos ejemplares cambia con respecto a otras épocas: crecen, pero de forma más lenta porque la duración de los días también se acorta.

Durante esta estación se deben interrumpir los aportes de abono y vigilar que la temperatura y la humedad del ambiente en el que se encuentren los ejemplares sea la apropiada. Además, en invierno es conveniente reforzar las dosis diarias de luz que reciben las plantas. Hoy en Jardín Plantas queremos ayudarte a que cumplas uno de estos requisitos: lograr la humedad apropiada en el ambiente. ¿Estás preparado?
Seguir leyendo

Consejos para controlar la humedad del aire
¿Sabías que la falta de humedad es una de las grandes culpables de la muerte de las plantas de interior? Aunque es cierto que esto ocurre sobre todo el invierno, ya que el cambio de la humedad del verano al invierno es bastante brusco, también es negativo trasladar las plantas de interior a la zona exterior durante los días más cálidos. De hecho, te recomendamos que vuelvas a introducir tus planas en casa antes de que el verano este en su máximo esplendor, aunque deberás dejar las ventanas abiertas para que la transición sea lo menos drástica posible.

Si quieres saber si tus plantas tienen problemas por baja humedad, deberás fijarte en las puntas de sus hojas. Si éstas presentan una coloración amarilla podría significar que está sufriendo de una humedad insuficiente, aunque también podrás saberlo si la planta empieza a deshidratarse, a ponerse marchita o arrugada o si sus hojas se caen. Para evitar esta situación, deberás controlar la humedad en el ambiente. Te explicamos cómo hacerlo a continuación.
Seguir leyendo

Sensores de humedad para macetas o jardín
Los sensores de humedad, también llamados hidrómetros o humedímetros, son aparatitos que se meten en la tierra en la que quieres comprobar la humedad, teniendo una aguja que marcará el nivel de la misma. Es muy interesante especialmente para las plantas en macetas ya que hay veces que parece que el sustrato está seco pero en realidad puede tener la humedad que necesita y se estropearía al echar más agua.

Estos aparatos son estupendos para no pasarse con el riego, especialmente si eres principiante y todavía no controlas mucho el tema de las cantidades o frecuencia de riego. El nivel de humedad depende también de la especie de planta, así que estos sensores sirven como información adicional ya que hay plantas que requieren más o menos humedad según su especie.
Seguir leyendo

Plantas contra la humedad
Un clima húmedo, una mala ventilación y la suma de malas costumbres pueden hacer de tu casa un lugar insano para vivir. Es sobre todo durante las estaciones húmedas (otoño e invierno) cuando el problema puede hacerse más grande, apareciendo manchas de mohos e, incluso, malos olores. Por eso, hay que actuar de inmediato tomando medidas de limpieza y ventilación.

En principio, poner demasiadas plantas dentro de casa puede provocar un aumento de la humedad. Sin embargo, hay algunas especies que pueden ayudarte a combatir este problema, no solo reduciendo la humedad, sino mejorando el ambiente, decorándolo y dando un poco de alegría a tu vivienda. Se trata de plantas que tienen la capacidad de sobrevivir en ambientes con poca luz y el mínimo de cuidados. ¿Quieres saber cuáles son las más recomendables?
Seguir leyendo

Consejos para eliminar la humedad excesiva en las plantas
En varias ocasiones hemos hablado de lo importantes que son los cuidados en las plantas, y es que si no les das lo que necesitan no podrán desarrollarse correctamente, lo que hará que no luzcan tan bonitas o que no puedas conseguir el fruto que deseas. A las plantas hay que darles muchos “mimitos” y vigilarlas mucho para que siempre estén bien de salud y así no solo estén más bonitas sino que también duren mucho más tiempo.

Uno de los aspectos más importantes en el cuidado de las plantas es el riego, que por mucho que lo hagamos como debemos siempre puede haber algún descuido y hacerlo de forma inadecuada. Quedarte corto o pasarte en el riego puede ser muy perjudicial para las plantas, una cosa más que la otra dependiendo de la especie y de la cantidad de agua que no hayas puesto o que hayas dado de más.
Seguir leyendo

Temperatura y humedad en las plantas de interior
Por todos es sabido que las plantas necesitan unos cuidados especiales para que siempre puedas sacarle el máximo partido y que no solo estén bonitas sino que también den los frutos o hierbas que tienen que dar, siempre y cuando su especie tenga que darlos. Las plantas de interior también necesitan que las vigiles mucho y que el ambiente cumpla con todos los requisitos necesarios para cada especie, además de que tendrás que regarlas o abonarlas cuando corresponda para que no se estropeen.

Hoy me gustaría hablarte de la temperatura y la humedad que necesitan las plantas de interior para poder desarrollarse correctamente, así que tenlo en cuenta para que puedas tenerlas siempre en los niveles que le corresponden. Aunque hay algunas especies que requieren temperaturas y humedades en concreto, casi todas las demás tienen requerimientos generales. En cuanto a la humedad en las plantas de interior, las plantas están habituadas a estar en ambientes que tienen entre un 80-90% de humedad, algo imposible de mantener en un hogar ya que podría acarrear problemas para nuestra salud.
Seguir leyendo

mejorar-el-drenaje

Un sendero o camino que tiene tendencia a anegarse a causa de las lluvias prolongadas o el agua de los riegos no permite otra solución que un saneado completo de la zona. Puede resultar costoso, ya que estos espacios están construidos con materiales pesados, como el hormigón, que no admite arreglos parciales. Levantaremos los cimientos y, a continuación, hay que dejar totalmente nivelada la superficie. Hecho esto, podemos pavimentar de nuevo respetando los dibujos originales.

Todo desnivel del terreno es susceptible de formar un charco. Pero igual que aparecen estas depresiones pueden solucionarse si incorporamos la cantidad de tierra necesaria hasta eliminar la concentración de agua y recuperar el nivel original del suelo. La tierra vegetal mezclada en un tercio de su volumen con arena de río ofrece buenos resultados. Y para volverlo esponjoso, añadiremos mantillo a la mezcla.

Los medidores o sensores de humedad son más precisos y fiables que nuestra propia mano cuando chequea la humedad de la tierra. Se tratan de pequeños aparatos que se entierran en el suelo y muestran, a través de indicadores especiales, cuándo el terreno requiere un riego y cuándo no necesita agua. Resulta muy útiles en el cuidado de las plantas, ya que evitan riegos innecesarios al tiempo que reducen el peligro de inundaciones.

Si nuestro césped retiene mucha agua después de una copiosa lluvia o de un riego abundante es recomendable hacerse con una horquilla o zapatos de púas y airear el terreno, rompiendo la primera capa. Haciendo esto de manera regular conseguiremos que el agua penetre hasta las raíces. Después, usamos un escarificador manual o mecánico y aclaramos el césped, para eliminar la maleza que compacta la pradera.

El drenaje a partir de un sistema de zanjas y tuberías constituye el mejor método para corregir los suelos que se encharcan con facilidad. Se trata de un sistema de conductos tubulares subterráneos y perforados que se distribuyen por una red de zanjas en forma de espina de pescado.

Antes de llenar una maceta con el sustrato colocaremos una ligera capa de grava en el fondo. Facilitaremos la salida del agua sobrante e impediremos que se tapone el agujero de desagüe. Podemos usar también piedras pequeñas o trozos de tiestos rotos, aunque la mejor manera de evitar el anegado es poner cuidado en el riego. No hay que empapar la tierra a diario, de lo contrario las raíces de las plantas corren el riesgo de pudrirse.