Por qué el limonero debe ir junto con la lavanda
Son muchos los jardineros que deciden tener un su jardín un bonito limonero. Los limoneros además de ser unos árboles bonitos, nos aportan limones… una exquisita fruta que no puede faltar en nuestra alimentación diaria gracias a que es muy beneficiosa para el organismo. Pero, cultivar un limonero no es tan fácil y conseguir que prospere sin plagas es un trabajo constante que los jardineros deben estar concienciados.

Pero lo que es seguro es que un trabajo que bien merece la pena, porque tener un limonero en el jardín es toda una suerte. Además, por si fuera poco desprende un adorable aroma a limón que te embriagará cada día. Pero si además de querer tener un limonero en tu hogar también te gusta la lavanda y estás pensando en tenerlos unos cerca de los otros, entonces estás de suerte. ¿Quieres saber por qué?
Seguir leyendo

Cómo usar las bolsitas de lavanda caseras
La lavanda es una hierba versátil que además de oler de maravilla es preciosa y encaja bien tanto dentro como fuera del hogar. Pero además de disfrutar de la planta en casa o en el jardín se le puede dar otro tipo de usos como rellenar bolsitas con lavanda y darle muchos usos dentro del hogar.

El aceite esencial de lavanda puede ser útil para tratar la ansiedad, el insomnio, la depresión e incluso la inquietud, y es que el aroma es sin duda muy relajante. Además esta planta se usa para múltiples productos de belleza y además tiene propiedades antisépticas y antiinflamatorias que podrás utilizar para ayudar a sanar las quemaduras leves, las picaduras de insectos, a aliviar problemas digestivos, dolores, prevenir la pérdida de cabello y a alejar a los insectos. ¡La planta de la lavanda es toda una caja de sorpresas!
Seguir leyendo

Cómo cultivar lavanda
La lavanda es una de las mejores plantas que puedes cultivar en tu hogar, ya sea en el interior o en cualquier espacio exterior. Además de ser una planta con un aroma fantástico, tiene también muchas propiedades medicinales, con lo que se convierte en una gran opción ya que, además, tanto su cultivo como sus cuidados son muy sencillos.

Es una planta muy resistente que puede cultivarse tanto en maceta como en cualquier otro recipiente, y también directamente en la tierra. Si te decantas por lo segundo tendrás que hacer una pequeña zanja en la que poder plantar varias y así conseguir mayor cantidad de lavanda.
Seguir leyendo

Jardines de lavanda
La lavanda es una de las plantas más bonitas y aromáticas que puedes tener tanto en tu jardín como en el interior del hogar. Además, puedes conseguir un precioso jardín de lavanda para que luzca con muchísima más vida con plantas nuevas y renovadas. El verano es el momento ideal para conseguirlo ya que es la época perfecta para cortar y plantar esquejes semiduros.

Estos esquejes se llaman semiduros porque se toman en la época veraniega después de que crezcan los brotes pero antes de que maduren totalmente y se vuelvan más leñosos y duros. A continuación te daré una serie de consejos para tener un jardín de lavanda:
Seguir leyendo

Plantas aromáticas con colores y fragancias
Las plantas aromáticas son una opción perfecta para el jardín, pero también para los interiores del hogar. Gracias a sus colores y fragancias aportan belleza y un olor único por los aceites esenciales que generan. Además se utilizan para condimentar platos o crear todo tipo de perfumes. Respecto a su cultivo, normalmente se adaptan sin problemas a casi todos los climas y se caracterizan por una duración larga, a pesar de necesitar unos cuidados básicos.

Por ejemplo, el azafrán forma flores de color violeta que concentran en su interior unos estigmas de tono rojo-anaranjado. Es importante saber que para conseguir un kilo de azafrán, se necesitan alrededor de 150.000 flores. A pesar de eso, su cultivo es bastante sencillo. Los bulbos se plantan a finales del invierno, a unos 20 centímetros entre ellos. No necesitan demasiada profundidad. En el momento del riego hay que evitar los encharcamientos, es fundamental que el sustrato drene bien.
Seguir leyendo

Lavanda en el jardín
La lavanda es un arbusto típicamente mediterráneo, que puede llegar a alcanzar un tamaño cercano al metro y medio o incluso más en ejemplares muy viejos.

Unas matas de lavanda alegrarán cualquier parte de nuestro jardín. Podemos colocarlas en medio del césped, donde darán una nota de volumen y de colorido. También quedan fenomenales en parterres y en jardineras, en zonas de rocalla… y sirven asimismo para la formación de bonitos setos, puesto que se pueden podar.

La lavanda es una planta aromática y campestre, con lo cual quiero decir que es excepcionalmente resistente. Aguanta muy bien la sequía, incluso en zonas con régimen de precipitaciones de 300 mm anuales (que viene a ser una zona como la Andalucía más seca), aunque siempre le irá bien que se la riegue, claro está, pero siempre sin encharcarla. Un riego cada quince días incluso en verano puede ser suficiente. De todas formas, he visto crecer enormes lavandas en climas húmedos de montaña y estaban preciosas.

Prefiere los suelos calcáreos; en suelos muy ricos no producirá tanto aceite esencial, aunque crecerá mucho más. En cuanto al clima, aguanta tanto el calor como el frío; he visto lavandas aguantando temperaturas de menos de 15 grados bajo cero.

Como planta silvestre que es, la lavanda no tiene problemas de plagas. Es más, se usa como repelente de insectos, secando sus flores formando ramitos y colocándolos en habitaciones. Otro insecticida a base de lavanda es el que se obtiene por maceración de las flores en agua durante unos dos días; posteriormente se le añade un poco de alcohol como conservante. Estos insecticidas son válidos para moscas, mosquitos, ácaros… aunque no para abejas y avispas.

La lavanda florece durante la primavera y el verano. Es frecuente ver revoloteando abejas entre sus flores, con cuyo néctar elaborarán la tan preciada miel de espliego. Hay que ir cortando las flores a medida que se vayan secando, ya que si no se hace la mata se ve como de color grisáceo y además se le resta vigor para que siga floreciendo.