Cultivo y cuidados de la margarita de mar
Conocida popularmente como margarita de mar, se trata de una planta que pertenece a la familia de las Asteráceas y al género Palleris, el cual está formado por unas 10 especies. Es una planta herbácea que tiene su origen en la zona mediterránea, y recibe también otros nombres vulgares, como estrellada de mar, churrera o asterisco, siendo su nombre científico Asteriscus maritimus.

Es una planta pequeña que no suele llegar a los 30 centímetros de alto y que tiene hojas perennes de color verde oscuro. Es muy interesante por sus flores, que son de un color amarillo muy intenso y bonito. Florece durante la primavera, el verano y buena parte del otoño, así que es una elección perfecta si quieres tener flores durante casi todo el año. Se utiliza especialmente para cubrir pequeñas zonas en el jardín, rocallas e incluso para macetas en terrazas o balcones.

Cultivo y cuidados de la margarita de mar

Cultivar Margarita del Cabo
La Margarita del Cabo es una planta preciosa que tiene su origen en África y que se desarrolla en un clima muy similar al que tenemos en España, especialmente en la parte de la Península. Es muy resistente y tiene la gran ventaja de que aguanta perfectamente la salinidad de más que puede haber en los lugares cercanos al mar, así que si vives en una zona así será una gran elección.

También se la conoce con el nombre de Matacabras, y su nombre científico es Dimorphoteca Ecklonis. Pertenece a la familia de las Asteráceas y su primer período de floración llega durante la primavera y el principio del verano, más o menos hasta el mes de julio. Cuando llegue el mes de septiembre tendrá una segunda floración, y si previamente has cortado las flores secas conseguirás que las nuevas salgan aún en mayor cantidad y más bonitas.

Cultivar Margarita del Cabo

Plantas de fácil mantenimiento
La jardinería es un mundo apasionante que cada día engancha a más gente y que, aunque pueda parecer lo contrario, no requiere muchos conocimientos ni ser un experto en la materia para poder conseguir plantas o un jardín espectaculares. El cuidado y mantenimiento de las plantas varía en dificultad en función de las especies que elijas, y hay unas cuantas que son de fácil cultivo y manutención, con lo que son la mejor opción si no tienes mucha experiencia o si no quieres preocuparte demasiado de ellas.

Toma nota de las plantas de fácil mantenimiento para que puedas conseguir ejemplares muy bonitos con muy poco esfuerzo:

Plantas de fácil mantenimiento

Cultivar margaritas
Aunque casi todo el mundo dice que las rosas son sus flores favoritas, para mí son las margaritas. Quizás sea por diferenciarme del resto, porque las rosas me parecen sosas o porque me gusta mucho el colorido, pero el caso es que si alguien me pregunta siempre digo que las margaritas, especialmente si vienen en un ramo y son de diversos colores. Flor conocida por todos, cultivar margaritas es una opción tu ideal para tu jardín ya que podrás después decorar tu casa con ellas o simplemente darle un aire especial al jardín en donde las plantes.

Si te gustan las margaritas y quieres saber cómo cultivarlas, sigue leyendo que te daré unos consejos para que puedas hacerlo:

Cultivar margaritas

Cuidados de las margaritas
La margarita es una preciosa flor decorativa que transmite frescura, alegría y armonía allá donde se ubican, uno de los mejores ejemplares de nuestro país sin duda alguna.

Esta reconocidísima planta tiene una belleza natural que pronto viene a la mente de cualquiera: unas plantas de entre 25 y 70 centímetros de alto con una flor de hasta 15 centímetros de diámetro con preciosos pétalos alargados en color blanco, naranja, rojo o rosáceo con un botón central amarillo.

Cuidados de las margaritas

Margaritas: todo el año bellas
Para tener flores en nuestro jardín durante parte de la primavera y todo el verano e incluso a principios del otoño, una de las mejores opciones son las margaritas.

En este post voy a hablar de la llamada comúnmente margarita y que es una planta arbustiva. Hay otras variedades con el mismo nombre, como la margarita de los prados (Bellis Perennis), que es mucho más pequeñita.

La margarita común o Chrysanthemum frutescens es originaria de las Islas Canarias. Se trata de un arbusto muy resistente que, con el paso de los años, forma grandes pompones, muy anchos y de hasta un metro de altura; esto es algo que hemos de tener en cuenta al elegir su ubicación, puesto que seguramente compraremos la planta pequeñita, sin pensar en el tamaño que puede llegar a alcanzar.

Elegiremos una ubicación a pleno sol; el calor no asusta a la margarita. Sí es más delicada con el frío: soporta las heladas suaves, es decir, temperaturas de hasta -3 grados.

El suelo apropiado para la margarita es el que tenga un pH entre 6,5 y 7. Hay que abonarlo bien para obtener así matas grandes y floraciones abundantes. En lo que respecta al riego, no es exigente, al ser una planta de climas cálidos: cuando se encuentra en plena floración, es decir en primavera y verano, se regará dos veces por semana, y una vez por semana durante el resto del año; de todas formas, en otoño e invierno puede pasar hasta quince días sin riego.

Es una planta muy resistente a las plagas; casi diría que en este aspecto podemos despreocuparnos de ella.

Por todo lo dicho, si buscáis una planta hermosa, perenne, que alegre vuestro jardín durante mucho tiempo y que no os ocasione preocupaciones, elegid sin duda la margarita. No os arrepentiréis.