Cómo cultivar patatas
No cabe duda que las patatas son uno de los tubérculos, y alimentos en general, que más se cultivan en nuestro país, especialmente en los pequeños huertos que se hacen en los jardines de las casas privadas. En España hay muchísimas variedades, incluyendo algunas que únicamente puedes conseguir en algunas regiones del país. Toma nota de los siguientes consejos para cultivar patatas:

– Temperatura: el frío excesivo perjudica muchísimo a la patata ya que los tubérculos pequeños ven entorpecido su desarrollo. Si la temperatura llega a los 0ºC se hiela y acaba muriendo, mientras que si es muy alta afecta también a la formación de tubérculos y favorece el desarrollo de enfermedades y plagas, así que procura que sea una temperatura media y nada extrema.

Seguir leyendo

La patata: un tubérculo muy útil
Todos pensamos en la patata como en uno de los alimentos básicos que no pueden faltar en nuestros platos. Es una planta anual, que suele plantarse a mediados de marzo, aunque en climas cálidos la plantación puede hacerse con anterioridad.

Las patatas que consumimos no son en realidad el fruto de la planta, sino que son los tubérculos que la patatera tiene bajo tierra.

Además de su uso alimentario en todo tipo de recetas, la patata también posee virtudes medicinales. Es calmante y emoliente. Os voy a dar una lista con preparados a base de patata que sirven para aliviar diversas enfermedades:

— Varices y pies inflamados- Se ha de pelar una patata cruda y rallarla. Se coloca la ralladura de la patata en un paño o tela, preferentemente de un material natural, como el algodón, y se aplica sobre la zona inflamada. Puede mantenerse la cataplasma durante toda la noche. Esta receta también sirve para quien padece asiduamente de varices; en este caso, se repetirá cada noche el tratamiento durante el tiempo que sea imprescindible para notar alivio. Este remedio no tiene contraindicaciones.

— Tratamiento para forúnculos, abscesos y picaduras de insectos – Se procede de igual forma que en la receta anterior, puesto que al fin y al cabo se trata también de rebajar una inflamación. En lugar de aplicar la ralladura a través de una tela, es preferible aplicarla directamente sobre la zona afectada, cubriéndola después con una gasa y vendándola para que no se escape la gasa. Cambiar cada dos o tres horas.

— Quemaduras de primer grado, es decir, las que no dan lugar a ampollas – Se cuece una patata con piel. Se pela tras haberla cocido y se machaca con un tenedor. Añadir dos cucharadas de aceite de oliva virgen, amasar, y aplicar sobre la zona, vendándola acto seguido. Se cambia dos veces al día.

Las patatas son un tubérculo que provienen de América. La historia de su cultivo nos lleva a la época de los Incas. En la huerta tradicional podemos encontrar una enorme variedad de patatas, pero nuestra propuesta es que las puedas cultivar en una simple maceta.

Cultivar patatas en una maceta
Coloca las patatas en un lugar cálido que reciban directamente luz natural del sol y riégalas con agua en spray para puedan desarrollar los brotes, es imprescindible que no pierdan humedad.

Cultivar patatas en una maceta
Después de unos días, cuando veas que los brotes son grandes, rellena 2/3 de la maceta con tierra negra. Comprueba previamente que la maceta posea orificios de drenaje.

Cultivar patatas en una maceta
Coloca las patatas brotadas en el centro de la maceta, con los brotes al ser posible hacia abajo y acaba de cubrir la macera con tierra negra.

Cultivar patatas en una maceta
Sitúa la maceta en un sitio lucido donde reciba la mayor cantidad de luz solar posible durante el día. La temperatura ambiental óptima será de 14ºC.

Cultivar patatas en una maceta
Riega cada día la maceta. El suelo debe mantener la humedad pero sin exceso, ya que podría producir moho y hongos en las hojas.

Cultivar patatas en una maceta
Cuando hayan crecido los tallos y hojas, ve girando la maceta periódicamente de forma que consigas que la planta crezca derecha, intenta que no decaiga.

Cultivar patatas en una maceta
Cuando haya florecido, las hojas empezarán a marchitarse y coger un tono amarillo, a partir de entontes suspende totalmente el riego, nada de agua.

Cultivar patatas en una maceta
Pasados unos 20 días, ya puedes comenzar a cosechar las nuevas patatas. Para ello, escarba suavemente la tierra y recoge las patatas con mayor tamaño. Las más pequeñas déjalas durante más tiempo más hasta que consigan un desarrollo óptimo y estén listas para el consumo.

Cultivar patatas en una maceta
Para almacenar las patatas, guárdalas sobre una superficie al sol durante unas de horas para que pierdan la humedad. Luego almacénalas en un lugar seco y fresco hasta que te decidas a cocinarlas.