Cómo recoger flores sin dañar las plantas
Cuando llega el buen tiempo, lo más normal es que queramos trasladar la belleza y el aroma de nuestros jardines y demás espacios exteriores al interior de nuestros hogares. Una de las mejores formas de lograrlo es recogiendo flores de nuestras plantas y colocarlas en rincones estratégicos del salón u otras estancias.

Sin embargo, a la hora de recoger las flores podemos perjudicarlas a ellas y a nuestras plantas, por lo que mucha gente se olvida de la idea. Para que tu no tengas que desistir, vamos a darte unos cuantos consejos para cortar adecuadamente las flores del jardín de forma segura.
Seguir leyendo

Cómo recolectar semillas
Si llevas tiempo pensando en crear una nueva planta a partir de las semillas de ese ejemplar que tan hermoso luce en tu jardín no esperes más, porque precisamente el final del verano y el inicio del otoño son los mejores momentos para llevar a cabo la recolección de las semillas.

Aunque cada ejemplar puede tener sus particularidades, a continuación te dejamos una rápida guía para que te hagas una idea a nivel general…
Seguir leyendo

Cultivo y recolección de la hierbabuena
¿Cuántas veces has oído hablar de los muchos beneficios de la hierbabuena? Seguramente muchas, y es que esta planta de intenso olor fresco sirve, además de cómo excelente hierba aromática, como un remedio perfecto contra algunos síntomas de enfermedades leves como los beneficios para el aparato digestivo (facilita las digestiones) o para el aparato respiratorio gracias a su componente de mentol (para bronquitis, gripes y resfriados).

La hierbabuena, yerbabuena o Mentha Spicata es una planta de la familia de las Lamiaceae, creada a partir de la hibridación de la menta negra de color violáceo y la blanca de tonos verdes. Si quieres beneficiarte de todo lo que ofrece esta planta aromática, toma nota y aprovecha cualquier pequeño espacio para cultivar una.
Seguir leyendo

Recolección y secado de flores y plantas
Últimamente es muy frecuente ver en las casas ramos de flores secas. Sin embargo, ya hace años que los habitantes de las casas de campo los usaban como decoración, aunque ellos solían colgarlos de las vigas de madera. Un ramo de plantas silvestres es una solución ideal para adornar cualquier rincón de la casa; además es duradero y necesita muy poco mantenimiento: sólo quitarle el polvo con un plumero, soplando sobre él o agitándolo muy suavemente. Como cualquier trabajo realizado con plantas secas, una vez acabado se colocará apartado de la luz solar directa, para que ésta no altere su color.

Si elegimos plantas silvestres hemos de tener en cuenta algunas condiciones que deben cumplirse en su recolección: ésta se hará a primeras horas de la mañana, nunca durante las horas más calurosas. No se recogerán plantas que estén muy húmedas.

Se atan las plantas deseadas en pequeños manojos, cada uno con ejemplares de la misma especie. Es preferible usar cordel o hilo en vez de goma, ya que ésta puede interferir en el proceso de secado de los tallos. A continuación se cuelgan, siempre boca abajo, en un lugar aireado de nuestra casa, apartado de humos y calor excesivo (antiguamente se realizaba el proceso en las buhardillas de las casas de campo); también es muy importante que los ramitos estén expuestos lo menos posible a la luz solar directa, ya que ésta influiría negativamente en su color, alterándolo. Hay que mantener los ramos separados los unos de los otros, a fin de que se sequen correctamente.

El tiempo de secado varía notablemente en función de diversos factores: la época del año, la humedad ambiental, el tipo de planta… En un plazo que puede ir desde unos pocos días a tres semanas ya tendremos las plantas listas para ser usadas.