Cultivo y cuidados del romero
El romero es una de las plantas aromáticas más utilizadas en la cocina gracias a sus innumerables usos culinarios. Pertenece a la familia de las labiadas y al género Rosmarinus, que está compuesto por tres especies de arbustos, todos ellos con origen en la zona del Mediterráneo. Las más comunes son el romero y el romero blanco, fantásticas para condimentar diversos platos.

Es un arbusto de hoja perenne que puede llegar a alcanzar los 2 metros de altura, teniendo hojas de color verde oscuro con un blanco lanoso por el envés, con un agradable olor balsámico. Sus flores suelen ser azules aunque en ocasiones pueden ser rosas o blancas. Puede cultivarse tanto en el jardín como en macetas o jardineras, ya sea en interiores como en exteriores.
Seguir leyendo

Plantas aromáticas con colores y fragancias
Las plantas aromáticas son una opción perfecta para el jardín, pero también para los interiores del hogar. Gracias a sus colores y fragancias aportan belleza y un olor único por los aceites esenciales que generan. Además se utilizan para condimentar platos o crear todo tipo de perfumes. Respecto a su cultivo, normalmente se adaptan sin problemas a casi todos los climas y se caracterizan por una duración larga, a pesar de necesitar unos cuidados básicos.

Por ejemplo, el azafrán forma flores de color violeta que concentran en su interior unos estigmas de tono rojo-anaranjado. Es importante saber que para conseguir un kilo de azafrán, se necesitan alrededor de 150.000 flores. A pesar de eso, su cultivo es bastante sencillo. Los bulbos se plantan a finales del invierno, a unos 20 centímetros entre ellos. No necesitan demasiada profundidad. En el momento del riego hay que evitar los encharcamientos, es fundamental que el sustrato drene bien.
Seguir leyendo

Cultivar romero
En pocos pasos te enseñamos a cultivar romero, una hierba aromática con bastantes propiedades beneficiosas para el organismo. Puedes utilizar sus tallos como desinfectante natural, repelente e insecticida orgánico, entre otras muchas posibilidades.

Cultivar romero
Primero llena un tiesto o maceta con un sustrato sencillo, un poco abonado y con un buen drenaje.

Cultivar romero
Durante la primavera es la mejor época para reproducir el romero, ya sea por semillas o esquejes que debes colocar en la maceta preparada.

Cultivar romero
Coloca el tiesto en un lugar donde reciba abundante iluminación solar la mayor cantidad de horas diarias.

Cultivar romero
Realiza riegos abundantes pero poco frecuentes. Espera a que el sustrato de la maceta se haya secado para volver a regar.

Cultivar romero
Elimina las puntas de los brotes secos para estimular el crecimiento de la hierba.

Cultivar romero
Puedes recolectar sus tallos y hojas durante todo el año una vez que la planta ha alcanzado un desarrollo adecuado.

Cultivar romero
Al final de la primavera, el romero florecerá mostrando unas pálidas flores azuladas.

Los tallos de romero cocidos en agua durante un cuarto de hora para obtener un excelente desinfectante. Para utilizar el romero como repelente de insectos y aromatizante, simplemente quema los tallos cortaditos dentro de un cuenco.

Aquellas plantas que son capaces de recubrir totalmente el suelo de manera frondosa son llamadas tapizantes. Por lo tanto no se trata de una categoría de plantas sino de especies de las que se explotan ciertas particularidades.

tapizantes-1

Dependiendo del sistema de crecimiento que tiene la planta en cuestión, podemos distinguir distintos tipos de tapizantes:

Las que se ensanchan en forma de corona alrededor de una raíz central ( milenrama o el tomillo).

tapizantes-2

Las que se extienden a través de estolones ( como el Hypericum calycinum).

Los arbustos que se desarrollan más a lo ancho que a lo alto, con ramas largas y caídas ( como el romero rastrero).

tapizantes-3

Las trepadoras que aprovechan la posición horizontal para su desarrollo ( como la hiedra, clemátide y madreselva).

tapizantes-4

Estas plantas suponen una interesante alternativa al pavimento o al césped, sobre todo en aquellas situaciones en las que es mejor descartar las otras. Zonas oscuras bajo árboles frondosos, lugares escarpados o de difícil acceso con el cortacésped, esquinas castigadas por el sol o el viento son ideales para ciertas tapizantes y nos permitirán mejorar la estética por un bajo coste.

tapizantes-5

Si elegimos correctamente pueden servir como elemento corrector de deficiencias estéticas de otras plantas. En el caso de arbustos que tienden a perder sus hojas en la parte inferior nos permitirá disimular esta característica y en aquellas zonas de vegetación alta y oscura podremos aportar luminosidad con especies de follaje claro.

tapizantes-6


Para cada tipo de zona existe una especie más apropiada pero en general hay unas normas básicas para obtener un recubrimiento espeso y homogéneo:

Trabajar el suelo y limpiarlo de hierbas antes de la plantación.

Dejar un espacio entre las plantas teniendo en cuenta su futuro desarrollo ya que algunas un exceso de densidad nos obligará a extraer algunas después de unos años y un defecto de plantas dejará a la vista lo que se pretende cubrir.

tapizantes-7

Extraer sistemáticamente las malas hierbas hasta que las plantas hayan cubierto toda la zona, usando como sistema de ayuda una ligera capa de corteza de pino. Una vez plenamente desarrolladas impedirán el paso de la luz y la tarea de mantenimiento se reducirá al riego y la contención de su crecimiento en función de lo que deseemos.