Sembrar plantas anuales en la tierra del jardín
Las plantas pueden sembrarse en diversos lugares, como por ejemplo en una maceta, en una jardinera, en un semillero o directamente en el suelo del jardín. La mejor opción siempre suele ser hacerlo en semillero y pasarlas al jardín cuando ya tengan el tamaño adecuado, especialmente en el caso de las plantas anuales. Mi artículo de hoy irá centrado en cómo sembrar las plantas anuales en el suelo del jardín, directamente en el suelo. Toma nota de cómo hacerlo:

– Lo primero que tienes que hacer es preparar muy bien el suelo, labrando muy bien para que la tierra quede bien mullida, suelta y disgregada. Pon algo de abono orgánico bien repartido por todo el suelo y después nivela con el rastrillo. A continuación ve marcando con un palo diferentes zonas por si quieres plantas varias especies.
Seguir leyendo

Sembrar aromáticas según la época del año
Cultivar ejemplares aromáticos, medicinales y condimentales propios en el hogar es un placer para los amantes de la jardinería, que se benefician de todas las propiedades de estas plantas trabajadas además con todo el cariño de sus propias manos.

Precisamente por eso esta actividad de jardinería ecológica es cada vez más seguida por muchas personas que las cultivan en sus huertos urbanos, en sus jardines y hasta en sus pequeñas ventanas…

Pero, ¿tenemos realmente idea de cuándo sembrar cada uno de estos ejemplares? Si la respuesta es “no” atiende a lo que te contamos en este artículo.
Seguir leyendo

Cómo sembrar árboles jóvenes
En muchas ocasiones preferimos sembrar un árbol que ya tiene vida en lugar de plantar uno nuevo, especialmente cuando queremos que se integre desde ya en la decoración del jardín o cuando queremos tenerlos así por cualquier otro motivo. Los árboles jóvenes necesitan tener un soporte mientras sus raíces y ramas se van formando, lo que evita que pueda arrancarlos el viento, además de que esto les ayudará también a crecer mucho más erguidos.

A continuación te daré la información necesaria para que sepas cómo sembrar árboles jóvenes:
Seguir leyendo

El huerto en abril
Tras los meses de frío ha llegado la primavera y la savia empieza a subir en las plantas. La inactividad del invierno se ha acabado y ahora empieza el trabajo duro: hay que prepararlo todo para la gran cosecha del verano.

No hay que impacientarse, pues si la siembra se realiza con demasiada anticipación el frío puede ser nefasto.
En marzo, tradicionalmente coincidiendo con San José, ya se habrán plantado algunas patatas, pero vale la pena reservarse algunas para plantarlas en abril; así la cosecha no vendrá toda de vez.

Hay que sembrar el semillero de coles y de puerros, puesto que hay que dar tiempo a estas plantas hasta que estén listas para ser cosechadas en invierno. Se plantan ya sobre el terreno las remolachas y las zanahorias y se siembra la segunda remesa de lechugas, espinacas, nabos y rábanos; he dicho sembrar, puesto que a todos estos últimos vegetales les gusta que se les siembre en el sitio donde van a crecer definitivamente, ya que no necesitan que se les trasplanten. De todos modos, si compramos en mayo o junio lechugas de plantel, podremos plantarlas igualmente y consumirlas perfectamente en verano.

Si el clima de la región no es muy frío, pueden plantarse también calabacines, pimientos y berenjenas, todos ellos de plantel. Si todavía queda riesgo de temperaturas bajas, se pueden plantar bajo invernadero. Los planteles de tomates siempre es mejor plantarlos bajo cubierto y en climas cálidos ya se puede empezar esta labor; si el clima es frío se sembrarán a cubierto, al igual que las judías verdes.

Es la época de recolección de las coles de primavera; poca cosa más se recolecta en abril: espinacas, lechugas de variedades que soportan el frío…

Se empieza a notar el calorcito y eso hará que la tregua que nos han dado las malas hierbas durante el invierno toque a su fin. Ya hay que estar pendientes de eliminarlas con regularidad, aunque todavía no dan tanto trabajo como en meses posteriores.