Técnicas de reproducción de la gerbera
La gerbera es una planta preciosa con la que conseguirás un ambiente muy especial tanto en el jardín como en una terraza, patio o en el interior del hogar. Su reproducción suele llevarse a cabo por genetistas para conseguir nuevas variedades aunque también muchos cultivadores que las utilizan para venderla como flor o como planta en maceta. No suele reproducirse mucho a nivel aficionado pero sí hay varios métodos por los que puedes conseguirla.

Toma nota de los métodos de reproducción de la gerbera y decídete por el que mejor te convenga según las características de tu jardín:

– Semilla: Este tipo de reproducción está orientada básicamente para mejorar esta planta y es el sistema más utilizado para su plantación en macetas, ya sea para tener en tu hogar o para vender posteriormente. Desde la polinización hasta que madura la semilla pasan entre 4 y 8 semanas y de cada flor se pueden obtener entre 40 y 100 semillas.

– Vegetativo: Está considerado el método más sencillo aunque a nivel comercial no se utiliza mucho ya que su tasa de propagación es muy baja, aunque para tu hogar es una opción ideal ya que no vas a sembrar cientos de plantas. Para llevar a cabo este método tienes que arrancar la planta adulta y podar tanto la raíz como las hojas, y una vez desinfectadas se deben poner sobre un sustrato a unos 25ºC y una humedad del 80% para su correcta reproducción.

– In Vitro: Es el sistema de reproducción más rápido y se parte de meristemos que se cultivan primero en tubos de ensayo y cuando emiten el callo con varios brotes se van seleccionando de forma individual para pasarlos a frascos de cultivo de mayor tamaño.