Técnicas para proteger las plantas de las heladas
Lamentablemente para la mayoría, aún quedan unas largas semanas para que acabe el invierno y comience la cálida primavera. Pero no creas que los humanos somos los únicos que estamos deseando la llegada del buen tiempo; las plantas también. Y es que los fríos intensos de esta época del año pueden provocar graves consecuencias sobre los ejemplares exterior.

Las bajas temperaturas no solo deterioran a las plantas, pudiéndoles causar la muerte, sino que pueden romper las macetas y tiestos debido a que, al congelarse, el agua retenida en los recipientes expande su tamaño. Te explicamos diferentes técnicas para que nada de esto le ocurra a tus ejemplares.

Recubrir las macetas

Si es posible, se deben guardar las plantas y arbustos bajo cubierta durante las noches de invierno. Además, hay que proteger las macetas. Una buena forma de hacerlo es con plástico de burbujas, aunque también puede utilizarse tela arpillera, cartones, papel de periódico… Otra técnica es colocar el tiesto dentro de un recipiente más grande y poner paja en el espacio que queda entre ambos.

Riego

Es esencial reducir la cantidad de riego durante el invierno y garantizar que el suelo tenga un buen drenaje para que no se congele el agua presente en el sustrato de la planta.

Técnicas para proteger las plantas de las heladas

Cubrir las plantas

Además de las macetas, es importante cubrir las plantas. Podrás hacerlo con plástico de burbujas o con plástico transparente normal. Eso sí, el plástico debe retirarse durante el día y no tiene que apoyarse directamente sobre las hojas o tallos.

Agrupar plantas

También es buena idea agrupar las plantas para crear microclimas, preferiblemente junto a una pared y orientadas hacia el sur.

Evitar vientos

Para que el viento no provoque consecuencias negativas, deberás poner la maceta en otra más grande o colocarla junto a una pared y colocar piedras u otros objetos pesados sobre el sustrato.

Acolchado

Por último, coloca un acolchado en las plantas que se encuentren en el suelo para generar una barrera protectora.