Temperatura y humedad en las plantas de interior
Por todos es sabido que las plantas necesitan unos cuidados especiales para que siempre puedas sacarle el máximo partido y que no solo estén bonitas sino que también den los frutos o hierbas que tienen que dar, siempre y cuando su especie tenga que darlos. Las plantas de interior también necesitan que las vigiles mucho y que el ambiente cumpla con todos los requisitos necesarios para cada especie, además de que tendrás que regarlas o abonarlas cuando corresponda para que no se estropeen.

Hoy me gustaría hablarte de la temperatura y la humedad que necesitan las plantas de interior para poder desarrollarse correctamente, así que tenlo en cuenta para que puedas tenerlas siempre en los niveles que le corresponden. Aunque hay algunas especies que requieren temperaturas y humedades en concreto, casi todas las demás tienen requerimientos generales. En cuanto a la humedad en las plantas de interior, las plantas están habituadas a estar en ambientes que tienen entre un 80-90% de humedad, algo imposible de mantener en un hogar ya que podría acarrear problemas para nuestra salud.

Tienes que procurarlas mantenerlas en lugares húmedos pero que no sean perjudiciales para tí, teniendo siempre en cuenta que no puede haber sequedad ya que se estropearían. Hay que conseguir encontrar el equilibrio perfecto entre la humedad que necesitan ellas y la que podemos soportar nosotros. Si vas a tener varias plantas, lo ideal es que compres un humidificador para poder generar humedad para tus plantas pero que al mismo tiempo esa humedad no te perjudique a ti.

En cuanto a las temperaturas en las plantas de interior, en los lugares tropicales suelen estar entre 20-30ºC, y en una vivienda siempre suelen tener una confortable temperatura por encima de los 20ºC. Los cambios drásticos de temperatura no son nada buenos para las plantas de interior, así que tienes que procurar que no lo noten mucho, por ejemplo poniendo la calefacción pero nunca muy cerca de la planta ya que podría sobrecalentarse y estropearse.