Tipos de abonos según su especialidad
Abonar el jardín es una de las tareas más importantes para tener éxito con el cuidado de nuestro jardín. Y es que los abonos contienen nutrientes necesarios para el desarrollo, crecimiento y la floración de las plantas, aportando resistencia ante plagas y enfermedades. Entre los principales componentes encontramos el nitrógeno, el potasio, el fósforo y algunos micronutrientes y oligoelementos.

Sin embargo, no todos los abonos son iguales, así que deberás saber diferenciar cuáles son los más adecuados para tu jardín. Hoy vamos a hablarte de los diferentes abonos que existen dependiendo de su especialidad.

Abonos universales

Por un lado, encontramos los abonos universales, que son los que sirven para todo tipo de plantas de flor, huerto o jardín: árboles, arbustos, setos, macizos, hortícolas, flores, bulbos y trepadoras. Estos se caracterizan por tener una formulación equilibrada en nitrógeno, fósforo y potasio para favorecer el crecimiento de todas las especies.

Tipos de abonos según su especialidad

Abonos para césped

Si cuentas con césped en el jardín, lo más adecuado es que te decantes por un abono específico para él. Estos te asegurarán un césped verde, uniforme y denso, además de favorecer el enraizamiento y un crecimiento equilibrado. Los mejores son los abonos específicos para césped que contienen en su composición nitrógeno de liberación lenta, de asimilación más efectiva y persistente. Se utiliza de manera general al principio de la primavera y, si es necesario, a principio del otoño.

Flores

Por otro lado, puedes encontrar abonos específicos para plantas con flor, que se caracterizan por tener un mayor contenido en potasio y fósforo, ingredientes que estimulan la floración y la intensidad de color de las flores.

Huerto

Por último, los abonos específicos para el huerto garantizan una buena floración, mejoran el aspecto de la planta y potencian el sabor de las hortalizas.