Tipos de cactus
Belleza salvaje y exótica, vivos colores, gran resistencia… Los cactus son una de esas especies de plantas tan peculiares como hermosas que muchos de nosotros adoramos cultivar en casa gracias a su fácil mantenimiento y su gran capacidad decorativa.

Sin embargo, más allá del tradicional cactus de ‘dos brazos’ existen un montón de tipos de esta planta suculenta que podríamos clasificar según su forma, su evolución o su origen, por ejemplo.

Tipos de cactus
Básicamente, existen tres familias de cactus distintas:

Opuntioideae: Se trata de ejemplares de hojas redondas.

– Cactoideae con espinas: Tiene muchos tipos de espinas, desde las más diminutas y casi invisibles hasta otras que pueden alcanzar los 10cm de longitud. También pueden tener formas curvas, rectas o en gancho, por ejemplo.

– Cactoideae sin espinas: Son más especiales que las anteriores y también menos comunes, pues la mayoría de los cactus que conocemos se caracterizan por sus pinchos. Algunas de estas especies como los epiphyllum y rhipsalis se desarrollan en ambientes húmedos y oscuros.

Tipos de cactus
No obstante, también podrían clasificarse según las formas que les caracterizan:

– Primitivos: Estos extraños cactus se asemejan más a las plantas normales a causa de sus tallos, hojas y flores más similares a los rosales que a los cactus. Un buen ejemplo es el pereskia.

Chumberas: Poseen tallos cilíndricos o planos con espinas finas con vello y a menudo florecen y dan frutos (higos chumbos). Son muy resistentes tanto al calor como al frío.

Tropicales: También conocidos como cactus-orquídea, estos ejemplares se desarrollan sobre otras plantas y presentan tallos largos y finos además de grandes y coloridas flores (de ahí que se consideren tropicales). A diferencia de los anteriores, deben desarrollarse en ambientes cálidos y húmedos.

Columnares: Son unos de los más tradicionales, de aquellos que reconocemos especialmente por su altitud (similares a columnas). Resistentes a las temperaturas más altas y a la falta de agua, estas especies ofrecen hermosas flores durante la primavera (cuando también necesitan más riego).

Globulares: Todo lo contrario a los anteriores, y es que se caracterizan por unas formas redondeadas en forma de bolas llenas de espinas que florecen en su parte más alta.