Tipos de coníferas enanas
Entre los muchos tipos de plantas, árboles y arbustos que te puedes encontrar están las coníferas enanas, que alcanzan el mismo tamaño que los arbustos y que se dividen en muchas especies. Pueden ser de diferentes formas, como esféricas, verticales o desparramadas, y lo más habitual es plantarlas asociadas a otras especies para conseguir una combinación más llamativa.

Las coníferas enanas quedan muy bien en el jardín, especialmente si con ellas quieres hacer una rocalla o van a decorar un jardín de rocas. Son perfectas para plantar en macetones y también quedan muy bien en jardines pequeños. Una de sus grandes ventajas es que no requieren muchos cuidados, así que tanto su cultivo como su mantenimiento será muy sencillo.

Las más comunes

– Globosa Nana: su nombre oficial es Cryptomeria Japonica y es una conífera con forma de bola aplanada. Es una de las especies más elegantes, siendo más ancha que alta y con las ramas estrechas y cerradas, cubriéndose las unas a las otras. Su follaje cambia según la época del año, siendo verde claro durante el verano y verde mar durante el invierno.

– Minima Aurea: oficialmente se llama Chamaecyparis Lawsoniana y también recibe el nombre de Ciprés de Lawson. Es de crecimiento muy lento, con un denso follaje amarillo que es apretado y tiene forma de cono. Es una especie perfecta par aun jardín de rocalla o de brezos, alcanzando unos 60 centímetros de altura.

Tipos de coníferas enanas
– Ciprés de Hinoki: se llama oficialmente Chamaecyparis Obtusa y tiene forma de arbusto con crecimiento muy lento. Sus hojas tienen forma de concha aplastada y es de un brillante color verde oscuro. Es perfecta para jardines rústicos y rocosos y la mejor opción es plantarla en una jardinera.

– Ciprés de Sawara: con nombre oficial Chamaecyparis Pisifera, es una de las coníferas más conocidas y utilizadas en todo el mundo. Su arbusto es de crecimiento rápido y puede llegar a medir casi 2 metros de altura y algo más de uno de envergadura. Sus hojas son finas y de color gris azulado y es una especie que no suele crecer bien en suelos muy arcillosos o secos.