Tipos de hiedra
Cubrir muros, ocultar vallas, decorar exteriores… La hiedra es una de las trepadoras más hermosas que encontramos a día de hoy, una especie sencilla y elegante que da un toque romántico y acogedor allí donde se encuentre.

Pero, ¿entre cuántos tipos de hiedra deberíamos decidirnos para el jardín? A continuación te echamos una mano dejándote un listado con la mayoría de ellas.

En realidad la hiedra o hedera no es una sola especie sino un género de plantas de la familia de las Araliáceas, con hasta quince especies distintas de siempreverdes, leñosas y plantas trepadoras.

Tipos de hiedra
De naturaleza muy densa, cualquiera de estas especies florece de primavera a otoño regalándonos unas monísimas florecillas amarillas así como también unos frutos que resultan venenoso para las personas (ya sabes, ¡nada de probarlos!).

Los tipos de hiedra más conocidos son los siguientes:

– Hiedra de Argelia (Hedera algeriensis)

– Hiedra de Azores (Hedera azorica)

– Hiedra de Canarias (Hedera canariensis)

– Hedera caucasigena

– Hiedra del Cáucaso (Hedera colchica)

– Hedera cypria

– Hiedra común (Hedera helix)

– Hiedra de Irlanda (Hedera hibernica)

– Hiedra de Madeira (Hedera maderensis)

– Hedera maroccana

– Hiedra del Nepal (Hedera nepalensis)

– Hiedra de Pastuchov (Hedera pastuchowii)

– Hiedra del Japón (Hedera rhombea)

– Hedera sinensis

– Hedera taurica

Los cuidados para que cualquiera de ellas se desarrolle sana y hermosa son bastante similares: Un entorno cálido entre 14 y 20º, algunas horas de luz solar (también a la semisombra), un riego semanal en invierno o un par en verano y un poco de abono líquido cada dos semanas.

En el caso de que quieras conseguir un nuevo ejemplar de la misma planta deberás efectuar una multiplicación por esquejes tomando un tallo sano de la planta para volver a plantarlo. Si las condiciones del entorno son óptimas a todos los niveles, la reproducción podrá llevarse a cabo en cualquier época del año (si bien es mejor evitar los meses más fríos).